Información

¿Qué diagrama describe correctamente un efecto de la entrada de alquitrán a los pulmones?

¿Qué diagrama describe correctamente un efecto de la entrada de alquitrán a los pulmones?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

¿Qué diagrama de flujo describe correctamente el efecto de la entrada de alquitrán a los pulmones?

El alquitrán es una causa de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) que incluye tanto la bronquitis crónica como el enfisema y también es un carcinógeno. Entonces, creo que A, B y C serían respuestas correctas, pero la solución es A. ¿Por qué B y C son incorrectos?

¡Muchos gracias!


La EPOC no es causada por una infección (que requeriría un patógeno) sino por la reacción de inflamación que el cuerpo desencadena debido a las partículas de alquitrán. Por lo tanto, la afirmación "moco acumulado que causa infección" no describe correctamente el efecto del alquitrán en el pulmón. En consecuencia, B y C son incorrectos.


Función y trastornos de los alvéolos

Sanja Jelic, MD, está certificada por la junta en medicina del sueño, medicina de cuidados intensivos, enfermedades pulmonares y medicina interna.

Los alvéolos son una parte importante del sistema respiratorio cuya función es intercambiar moléculas de oxígeno y dióxido de carbono hacia y desde el torrente sanguíneo. Estos pequeños sacos de aire en forma de globo se encuentran al final del árbol respiratorio y están dispuestos en grupos a lo largo de los pulmones.


¿Cómo funciona el sistema respiratorio?

El sistema respiratorio permite que las personas respiren. Está formado por varios órganos y estructuras que transportan aire hacia y desde los pulmones, intercambiando oxígeno con dióxido de carbono.

Si bien el sistema respiratorio ayuda a una persona a respirar, también protege contra la ingesta de partículas nocivas al toser, estornudar o tragar.

Este artículo examina las diversas partes del sistema respiratorio, algunas afecciones respiratorias y cómo respira una persona. También analiza la función pulmonar y los procesos de inhalación y exhalación.

Haga clic en el Bodymap interactivo a continuación para moverse por el modelo y leer más sobre el sistema respiratorio.

El sistema respiratorio se divide en un tracto respiratorio superior e inferior. El tracto superior comprende:

El tracto respiratorio inferior incluye:

Las secciones siguientes analizarán cada parte del sistema respiratorio con más detalle.

Nariz y cavidad nasal

Formando la principal abertura externa del sistema respiratorio, la nariz protege la porción anterior de la cavidad nasal. La nariz también es única, ya que es la única parte del sistema que es visible externamente.

La cavidad nasal es la parte superior del sistema respiratorio, dividida en dos por el tabique nasal. Es la mejor entrada para el aire exterior, ya que los pelos y la mucosidad se alinean en la pared interior y funcionan como purificadores de aire.

Dentro de este espacio hueco, el aire se calienta, hidrata y filtra antes de llegar a los pulmones. La nariz evita que el polvo, el moho y otros contaminantes lleguen a los pulmones.

Senos nasales

Los senos paranasales (es decir, alrededor de la nariz) son cuatro espacios huecos emparejados por encima y por debajo de los ojos.

Conectados a la nariz por pequeñas aberturas, regulan la temperatura y la humedad del aire inhalado. Estas caries también dan tono a la voz.

Los senos paranasales se desarrollan después del nacimiento y alcanzan su tamaño final alrededor de los 20 años.

Faringe

La faringe, o garganta, es un tubo muscular versátil, con forma de embudo, que lleva aire desde la boca y la nariz hasta la tráquea o tráquea. También conecta las cavidades nasal y oral con la laringe y el esófago.

La faringe es clave para los sistemas respiratorio y digestivo. Permite que el aire inhalado pase de la cavidad nasal a la laringe, la tráquea y los pulmones.

Una sección de la faringe llamada nasofaringe alberga la epiglotis. Esto mantiene cubierto el paso al esófago, evitando que el aire ingrese al sistema digestivo.

Laringe

La laringe tiene una función doble en el sistema respiratorio: como un canal de aire hacia los pulmones (mientras impide que la comida y la bebida bloqueen las vías respiratorias) y como la “laringe” (que contiene las cuerdas vocales para el habla).

La laringe es un tubo de 2 pulgadas formado por nueve piezas de cartílago. Conecta la faringe con la tráquea y se mantiene unida por ligamentos, membranas y tejido fibroso.

Pulmones

Los pulmones son los órganos primarios del sistema respiratorio, ya que desempeñan un papel vital en la respiración: el intercambio de gases.

El aire que una persona respira por la nariz y la boca contiene oxígeno y otros gases. El oxígeno ingresa a los pulmones, luego al torrente sanguíneo, lo que permite que el cuerpo funcione normalmente. Sin embargo, los pulmones también toman el dióxido de carbono de la sangre y lo liberan al aire cuando una persona exhala.

Los sacos en forma de uva llamados alvéolos en cada pulmón permiten que tenga lugar el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono.

Tráquea

La tráquea corre por el cuello y la parte superior del pecho. Es un tubo ancho y hueco que conecta la laringe con los bronquios o vías respiratorias de los pulmones.

Su función más vital es permitir el flujo de aire hacia y desde los pulmones. La membrana fibroelástica se expande y contrae durante la inhalación y la exhalación.

Diafragma

El diafragma es una capa de músculo en forma de cúpula ubicada debajo de los pulmones. Separa el pecho del abdomen.

El diafragma funciona como el músculo principal de la respiración y ayuda a respirar. El sistema nervioso parasimpático regula la contracción y relajación del diafragma y los músculos intercostales.


Circulación pulmonar

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Circulación pulmonar, sistema de vasos sanguíneos que forma un circuito cerrado entre el corazón y los pulmones, a diferencia de la circulación sistémica entre el corazón y todos los demás tejidos corporales. En el ciclo evolutivo, la circulación pulmonar ocurre primero en peces pulmonados y anfibios, los primeros animales en adquirir un corazón de tres cámaras. La circulación pulmonar se vuelve totalmente separada en cocodrilos, aves y mamíferos, cuando el ventrículo se divide en dos cámaras, produciendo un corazón de cuatro cámaras. En estas formas, el circuito pulmonar comienza con el ventrículo derecho, que bombea sangre desoxigenada a través de la arteria pulmonar. Esta arteria se divide por encima del corazón en dos ramas, a los pulmones derecho e izquierdo, donde las arterias se subdividen en ramas cada vez más pequeñas hasta que se alcanzan los capilares en los sacos de aire pulmonares (alvéolos). En los capilares, la sangre absorbe oxígeno del aire que se respira en los sacos de aire y libera dióxido de carbono. Luego fluye hacia vasos cada vez más grandes hasta que se alcanzan las venas pulmonares (generalmente cuatro, cada una de las cuales sirve a un lóbulo completo del pulmón). Las venas pulmonares desembocan en la aurícula izquierda del corazón. Comparar Circulación sistemica.


¿Qué causa la EPOC?

La EPOC generalmente se desarrolla debido a un daño a largo plazo en los pulmones por respirar una sustancia dañina, generalmente el humo del cigarrillo, así como el humo de otras fuentes y la contaminación del aire. Los trabajos en los que las personas están expuestas al polvo, los humos y los productos químicos también pueden contribuir al desarrollo de la EPOC.

Es más probable que desarrolle EPOC si tiene más de 35 años y es o ha sido fumador o tuvo problemas en el pecho cuando era niño.

Algunas personas se ven más afectadas que otras al respirar materiales nocivos. La EPOC parece ser hereditaria, por lo que si tus padres tuvieron problemas en el pecho, tu propio riesgo es mayor.

Una rara condición genética llamada deficiencia de alfa-1-antitripsina hace que las personas sean muy susceptibles a desarrollar EPOC a una edad temprana.

¿Cuál es la diferencia entre la EPOC y el asma?

Con la EPOC, las vías respiratorias se han estrechado de forma permanente; los medicamentos inhalados pueden ayudar a abrirlas hasta cierto punto. Con el asma, el estrechamiento de las vías respiratorias aparece y desaparece, a menudo cuando está expuesto a un desencadenante, algo que irrita las vías respiratorias, como el polvo, el polen o el humo del tabaco. La medicación inhalada puede abrir completamente las vías respiratorias, prevenir los síntomas y aliviarlos al relajarlas.

Por lo tanto, si su dificultad para respirar y otros síntomas son mucho mejores algunos días que otros, o si a menudo se despierta por la noche con dificultad para respirar, es posible que tenga asma.

Debido a que los síntomas son similares y debido a que las personas que tienen asma en la infancia pueden desarrollar EPOC en la edad adulta, a veces es difícil distinguir las dos afecciones. Algunas personas tienen EPOC y asma.


Enfisema

El enfisema es una afección pulmonar que causa dificultad para respirar. Esta y la bronquitis crónica (o prolongada) son los dos componentes principales de la EPOC.

Si tiene enfisema, las paredes de los sacos de aire en sus pulmones están dañadas.

Los pulmones sanos están formados por millones de pequeños sacos de aire (alvéolos) con paredes elásticas. Aquí es donde se lleva el oxígeno al cuerpo y se expulsa el gas de desecho, el dióxido de carbono. El humo del cigarrillo y otras partículas que inhala pueden dañar las paredes de estos sacos de aire.

Con enfisema, los sacos se rompen y se fusionan entre sí, produciendo agujeros en el pulmón.

Si el enfisema ha causado un daño extenso, a veces se le llama enfisema bulloso. Esto se debe a que un agujero de más de 1 cm de ancho se llama bulla.

Si el patrón de daño es bastante uniforme en todo el pulmón, a veces se denomina enfisema homogéneo.

Cuando el patrón de daño es desigual, se llama enfisema heterogéneo.

Las partes dañadas del pulmón son holgadas y atrapan aire. Si tiene enfisema, cuando inhala, la parte dañada de su pulmón se infla más y puede interferir con las partes más sanas de su pulmón. El aumento en la cantidad de aire dentro de su pecho se llama hiperinflación. Puede resultarle incómodo respirar ya que su pecho se hiperinsufla.

Más información:

Última revisión médica: marzo de 2020. Fecha límite para revisión: marzo de 2023

Esta información utiliza la mejor evidencia médica disponible y fue producida con el apoyo de personas que viven con afecciones pulmonares. Descubra cómo producimos nuestra información. Si desea ver nuestras referencias, póngase en contacto.


Referencias y lectura adicional

Empezar

¿Se encuentra constantemente fatigado y luchando por levantarse de la cama por las mañanas? ¿Se siente incapaz de afrontar situaciones estresantes? Si es así, es posible que padezca el síndrome de fatiga suprarrenal.

  • Como diagnosticar tu fatiga suprarrenal
  • & # 9656 Consejos sobre reduciendo sus niveles de estrés
  • Pautas dietéticas integrales para restaurar la salud suprarrenal
  • & # 9656 Listas de alimentos para comer y evitar
  • & # 9656 Un plan integral para restaura tu vitalidad

POPULAR publicaciones


Referencias

1. Dreyfuss D y Saumon G. (1998). ¿De la lesión pulmonar inducida por el ventilador a la disfunción multiorgánica? Medicina de cuidados intensivos, 24, 102–4. Encuentra este recurso:

2. Henderson WR y Sheel AW. (2012). Mecánica pulmonar durante la ventilación mecánica. Fisiología respiratoria y neurobiología, 180, 162–72. Encuentra este recurso:

3. Brochard L, Martin GS, Blanch L, et al. (2012). Revisión clínica: monitorización respiratoria en la UCI: consenso de 16. Cuidado crítico, 16, 219. Encuentre este recurso:

4. Lyazidi A, Thille AW, Carteaux G, Galia F, Brochard L y Richard JC. (2010). Evaluación de prueba de banco del volumen suministrado por ventiladores de UCI modernos durante la ventilación controlada por volumen. Medicina de cuidados intensivos, 36, 2074–80. Encuentra este recurso:

5. Bock KR, Silver P, Rom M y Sagy M. (2000). Reducción de la luz traqueal debido a la intubación endotraqueal y su importancia clínica calculada. Pecho, 118, 468–72. Encuentra este recurso:

6. Diehl JL, Mercat A, Guerot E, et al. (2003). La mezcla de helio / oxígeno reduce el trabajo respiratorio al final del proceso de destete en pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica grave. Medicina de Terapia Intensiva, 31, 1415-20. Encuentra este recurso:

7. Jubran A y Tobin MJ. (1994). Uso de curvas de flujo-volumen en la detección de secreciones en pacientes dependientes de ventilador. Revista estadounidense de medicina respiratoria y de cuidados intensivos, 150, 766–9. Encuentra este recurso:

8. Gattinoni L, Pesenti A, Caspani ML, et al. (1984). El papel de la distensibilidad pulmonar estática total en el tratamiento del SDRA grave que no responde al tratamiento convencional. Medicina de cuidados intensivos, 10, 121–6. Encuentra este recurso:

9. Murray J, Matthay M, Luce J y Flick M. (1988). Una definición ampliada del síndrome de dificultad respiratoria del adulto. Reseñas americanas de enfermedades respiratorias, 138, 720–3. Encuentra este recurso:

10. Jonson B, Richard J-C, Straus C, Mancebo J, Lemaire F y Brochard L. (1999). Curvas de presión-volumen y distensibilidad en la lesión pulmonar aguda. Evidencia de reclutamiento por encima del punto de inflexión inferior. Revista estadounidense de medicina respiratoria y de cuidados intensivos, 159, 1172–8. Encuentra este recurso:

11. Matamis D, Lemaire F, Harf A, Brun-Buisson C, Ansquer JC y Atlan G. (1984). Curvas de presión respiratoria total-volumen en el síndrome de dificultad respiratoria del adulto. Pecho, 86, 58–66. Encuentra este recurso:

12. Ranieri MV, Giuliani R, Fiore T, Dambrosio M y Milic-Emili J. (1994). La curva de volumen-presión del sistema respiratorio predice los efectos de la PEEP en el SDRA: técnica de "oclusión" versus "flujo constante". Revista estadounidense de medicina respiratoria y de cuidados intensivos, 149, 19-27. Encuentra este recurso:

13. Decailliot F, Demoule A, Maggiore SM, Jonson B, Duvaldestin P y Brochard L. (2006). Curvas de presión-volumen con y sin parálisis muscular en el síndrome de dificultad respiratoria aguda. Medicina de cuidados intensivos, 32, 1322-138. Encuentra este recurso:

14. Maggiore S, Richard J y Brochard L. (2003). Lo que se ha aprendido de las curvas P / V en pacientes con lesión pulmonar aguda / síndrome de dificultad respiratoria aguda. Revista respiratoria europea, 42, 22 a 6 segundos. Encuentra este recurso:

15. Crotti S, Mascheroni D, Caironi P, et al. (2001). Reclutamiento y baja en caso de insuficiencia respiratoria aguda. Un estudio clínico. Revista estadounidense de medicina respiratoria y de cuidados intensivos, 164, 131–40. Encuentra este recurso:

16. Akoumianaki E, Maggiore SM, Valenza F et al. Grupo de trabajo PLUG. (2014). La aplicación de la medición de la presión esofágica en pacientes con insuficiencia respiratoria. Revista estadounidense de medicina respiratoria y de cuidados intensivos. 189520–31. Encuentra este recurso:

17. Red SDRA. (2000). Ventilación con volúmenes corrientes más bajos en comparación con los volúmenes corrientes tradicionales para la lesión pulmonar aguda y el síndrome de dificultad respiratoria aguda. Revista de Medicina de Nueva Inglaterra, 342, 1301–8. Encuentra este recurso:

18. Gattinoni L y Pesenti A. (2005). El concepto de "pulmón de bebé". Medicina de cuidados intensivos, 31, 776–84. Encuentra este recurso:

19. Dellamonica J, Lerolle N, Sargentini C, et al. (2011). Cambios inducidos por PEEP en el volumen pulmonar en el síndrome de dificultad respiratoria aguda. Dos métodos para estimar el reclutamiento alveolar. Medicina de cuidados intensivos, 37, 1595–604. Encuentra este recurso:

20. Chiumello D, Carlesso E, Cadringher P, et al. (2008). Estrés y distensión pulmonar durante la ventilación mecánica para el síndrome de dificultad respiratoria aguda. Revista estadounidense de medicina respiratoria y de cuidados intensivos, 178, 346–55. Encuentra este recurso:


Diagrama etiquetado del riñón humano

Los riñones humanos albergan millones de pequeñas unidades de filtración llamadas nefronas, que permiten a nuestro cuerpo retener los nutrientes vitales y excretar las moléculas no deseadas o en exceso, así como los desechos metabólicos del cuerpo. Además, también juegan un papel importante en el mantenimiento del equilibrio hídrico de nuestro cuerpo.

Los riñones humanos albergan millones de pequeñas unidades de filtración llamadas nefronas, que permiten a nuestro cuerpo retener los nutrientes vitales y excretar las moléculas no deseadas o en exceso, así como los desechos metabólicos del cuerpo. Además, también juegan un papel importante en el mantenimiento del equilibrio hídrico de nuestro cuerpo.

Hechos rápidos

Tamaño de un riñón adulto:
Longitud: 11-12 cm
Ancho: 5,0-7,5 cm

Peso de un riñón adulto:
Machos: 125-170 g
Hembras: 115-155 g

¿Te gustaría escribir para nosotros? Bueno, estamos buscando buenos escritores que quieran correr la voz. Ponte en contacto con nosotros y hablamos.

Ubicados en la cavidad abdominal, los riñones son los filtros más eficientes. Son un componente importante del sistema excretor humano y ayudan al cuerpo a retener moléculas esenciales y deshacerse de las no deseadas. Desempeñan un papel vital en el mantenimiento de la composición y el volumen de los fluidos corporales.

Sección transversal de un riñón humano

  • Los componentes estructurales vitales de un riñón están encerrados en una cápsula fibrosa lisa pero resistente llamada cápsula renal.
  • Dentro de esta cápsula, se pueden observar dos regiones distintas: una región externa pálida llamada corteza renal, y una parte interior oscura llamada médula renal.
  • La médula renal comprende un conjunto de 8-18 estructuras cónicas llamadas pirámides renales que están rodeados por la corteza. Las porciones de la corteza entre dos pirámides adyacentes se denominan columnas renales.
  • Distribuidas en estas pirámides y la corteza, se encuentran las unidades funcionales llamadas nefronas. La filtración real de sangre ocurre en el nefronas.
  • Las puntas de las pirámides renales se llaman papila renal, y están rodeados por desagües en forma de copa llamados cálices menores (singular: cáliz).
  • Los cálices menores convergen para formar dos o tres drenajes más grandes llamados cálices mayores, que eventualmente convergen en una estructura llamada pelvis renal. La pelvis renal está conectada al uréter.
  • El suministro de sangre a todas estas estructuras se produce a través de las ramas y subramas de la arteria renal llamadas arterias interlobulillares y arterias arqueadas respectivamente. Las arterias interlobulillares suministran sangre a los bordes de la corteza y la médula, mientras que las arterias arqueadas divergen para formar arteriolas aferentes que llevan sangre a las nefronas para su filtración.
  • La sangre filtrada finalmente se recolecta a través de vénulas y subramas llamadas venas interlobulillares y venas arqueadas que convergen en la vena renal.
  • El líquido de desecho u orina se recoge en un conducto colector común de las nefronas y se vacía en los cálices menores. Los cálices menores drenan hacia los cálices mayores, que vacían su contenido en la pelvis renal. Desde aquí, es transportado por el uréter hasta la vejiga urinaria.

Estructura de una nefrona

Cada riñón contiene más de 800.000 nefronas, cada una de las cuales sirve como unidad funcional básica al realizar tres procesos esenciales: filtración, reabsorción y secreción. La nefrona comprende esencialmente el corpúsculo renal y el túbulo renal.

Corpúsculo renal

  • Está formado por una red de capilares denominada glomérulo que surgen de la arteriola aferente y salen del corpúsculo renal como arteriola eferente y un saco en forma de copa llamado Cápsula Bowman & # 8217s que rodea el glomérulo. El paso inicial de filtración ocurre en el corpúsculo renal.
  • Las paredes del capilar glomerular están compuestas por un filtro de tres capas que permite la filtración de moléculas pequeñas y no es permeable a macromoléculas grandes como la albúmina y las células sanguíneas.
  • A alta presión se crea en los capilares glomerulares porque la arteriola eferente tiene un diámetro más pequeño en comparación con la arteriola aferente. Como resultado de esta alta presión, los iones y las moléculas de agua son forzados a entrar en la cápsula Bowman & # 8217s, dejando sangre concentrada que contiene células sanguíneas y macromoléculas.
  • El filtrado así extraído en la cápsula Bowman & # 8217s se denomina ultrafiltrado glomerular. Pasa de la cápsula de Bowman al túbulo renal, mientras que la sangre concentrada sale del glomérulo a través de las arteriolas eferentes.
  • Todo el volumen de sangre se filtra entre 20 y 25 veces al día mediante dicho proceso de ultrafiltración.

Túbulo renal

  • Es una estructura tubular especializada formada por un túbulo contorneado proximal, un tubo en forma de U llamado asa de Henle y un túbulo contorneado distal. Estos tres componentes tubulares son selectivamente permeables y solo permiten que moléculas específicas pasen a través de ellos. El túbulo renal está rodeado por capilares llamados capilares peritubulares que surgen de las arteriolas eferentes.
  • El túbulo renal es el lugar de reabsorción y secreción. Las sustancias esenciales para el organismo se reabsorben de los túbulos a los capilares peritubulares y las moléculas no deseadas o tóxicas se secretan en la luz del túbulo renal.
  • Los iones de agua, sodio y potasio, urea, fosfato, citrato, así como moléculas orgánicas como glucosa y aminoácidos se reabsorben del túbulo contorneado proximal. Además, es el sitio de formación de amonio y también implica la secreción de exceso de medicamentos de la sangre.
  • Este filtrado entra luego en el bucle descendente de Henle, que se encuentra en la médula del riñón. Aquí tiene lugar la reabsorción de agua del filtrado a los tejidos. Esta agua es transferida por las células a los capilares que las rodean.
  • El filtrado luego viaja a través del bucle ascendente de Henle que es impermeable al agua. Por lo tanto, solo los iones se difunden hacia las células circundantes, que posteriormente los pasan a los capilares circundantes.
  • Mientras pasa por el túbulo contorneado distal, los tejidos circundantes facilitan aún más el intercambio de agua e iones del filtrado a los capilares. También absorben el exceso de iones de potasio e hidrógeno de los capilares y los segregan en el filtrado.
  • El filtrado de varias nefronas se recoge luego en el conducto colector común que desemboca en los cálices menores y posteriormente se recoge en la vejiga en forma de orina.

Los riñones juegan un papel vital en la homeostasis del agua y los iones, y contienen un fascinante ensamblaje de filtración biológica. Cualquier defecto o discrepancia en el funcionamiento normal de los riñones afecta los numerosos procesos celulares y fisiológicos del cuerpo.


Sistemas tegumentario y nervioso

El sistema tegumentario, o piel, es la primera línea de defensa del cuerpo. Regula la temperatura corporal, protege las capas subyacentes de tejido del daño solar y evita que los patógenos entren libremente en su cuerpo. El sistema tegumentario también alberga millones de nervios que responden al tacto, la presión y el dolor. Hay dos sistemas nerviosos interconectados: el sistema nervioso central y el sistema nervioso periférico. El sistema nervioso central incluye la médula espinal y el cerebro, que obtiene la información del cuerpo y envía instrucciones. El sistema nervioso periférico incluye todos los nervios y envía mensajes desde el cerebro al resto del cuerpo. El sistema nervioso controla tanto las actividades automáticas como las funciones corporales, tanto voluntarias como involuntarias.

Tanto el sistema nervioso como el sistema endocrino sirven para integrar varios otros sistemas del cuerpo, manteniendo las cosas sincronizadas. Cuando el sistema cardiovascular tiene poco líquido, como en una deshidratación severa, la piel pierde su elasticidad normal y, de hecho, puede formar un "tenue" cuando se pellizca, en lugar de volver a su forma.


Mecanismos de defensa del sistema respiratorio

La persona promedio que es moderadamente activa durante el día respira alrededor de 20,000 litros (más de 5,000 galones) de aire cada 24 horas. Inevitablemente, este aire (que pesaría más de 20 kilogramos [44 libras]) contiene partículas y gases potencialmente dañinos. Las partículas, como el polvo y el hollín, el moho, los hongos, las bacterias y los virus se depositan en las vías respiratorias y las superficies alveolares. Afortunadamente, el sistema respiratorio tiene mecanismos de defensa para limpiarse y protegerse. Solo las partículas extremadamente pequeñas, de menos de 3 a 5 micrones (0,000118 a 0,000196 pulgadas) de diámetro, penetran hasta el pulmón profundo.

Cilios, diminutas proyecciones musculares, parecidas a pelos, en las células que recubren las vías respiratorias, son uno de los mecanismos de defensa del sistema respiratorio. Los cilios impulsan una capa líquida de moco que cubre las vías respiratorias.

los capa de moco atrapa patógenos (microorganismos potencialmente infecciosos) y otras partículas, evitando que lleguen a los pulmones.

Los cilios laten más de 1,000 veces por minuto, moviendo el moco que recubre la tráquea hacia arriba alrededor de 0,5 a 1 centímetro por minuto (0,197 a 0,4 pulgadas por minuto). Los patógenos y las partículas que quedan atrapadas en la capa de moco se expulsan al toser o se llevan a la boca y se tragan.

Macrófagos alveolares, un tipo de glóbulo blanco en la superficie de los alvéolos, son otro mecanismo de defensa de los pulmones. Debido a los requisitos del intercambio de gases, los alvéolos no están protegidos por la mucosidad y los cilios; la mucosidad es demasiado espesa y ralentizaría el movimiento de oxígeno y dióxido de carbono. En cambio, los macrófagos alveolares buscan partículas depositadas, se unen a ellas, las ingieren, matan a las que están vivas y las digieren. Cuando los pulmones están expuestos a amenazas graves, se pueden reclutar glóbulos blancos adicionales en la circulación, especialmente neutrófilos, para ayudar a ingerir y matar patógenos. Por ejemplo, cuando la persona inhala mucho polvo o está combatiendo una infección respiratoria, se producen más macrófagos y se reclutan neutrófilos.


Ver el vídeo: How Smoking 30 PACKS of Cigarettes Wrecks Your Lungs You Must See This! (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Sihr

    maravillosamente

  2. Dorn

    No va conmigo.

  3. Kaili

    ¿Lo encuentras mal?

  4. Igasho

    Totalmente de acuerdo con ella. En esto nada allí y creo que esta es una muy buena idea. Totalmente de acuerdo con ella.

  5. Nikojas

    Tienes toda la razón. En ella algo también me parece excelente idea. Estoy de acuerdo contigo.

  6. Brenius

    Felicitaciones, eso tendrá una buena idea por cierto

  7. Lir

    Lo siento, pero creo que estás equivocado. Discutamos esto.



Escribe un mensaje