Artículos

El esqueleto humano


Además de soportar el cuerpo, el esqueleto protege los órganos internos y proporciona puntos de apoyo para la fijación muscular.

Se compone de partes óseas (en los 208 huesos del individuo adulto) y huesos cartilaginosos articulados, que forman un sistema de palancas movidas por los músculos.

El esqueleto humano se puede dividir en dos partes:

  1. Esqueleto axial: formado por la caja craneal, la caja torácica de la columna vertebral (en amarillo).
  2. Esqueleto apendicular: comprende la cintura escapular, formada por los omóplatos y las clavículas; cintura pélvica, formada por los huesos ilíacos (pelvis) y el esqueleto de las extremidades (superior o anterior y inferior o posterior).

Esqueleto axial

Caja de calavera

Tiene los siguientes huesos importantes: frontal, parietal, temporal, occipital, esfenoidal, nasal, lagrimal, malar ("pómulos" o cigomáticos), mandíbula superior y mandíbula (mandíbula inferior).

Observaciones:

  • Primero En el hueso esfenoidal hay una depresión llamada silla de montar turca donde se encuentra una de las glándulas más pequeñas e importantes del cuerpo humano: la glándula pituitaria, en el centro geométrico del cráneo.
  • Segundo - Fontanela es el nombre dado a la región superior y media de la cabeza del niño, lo que facilita su paso a través del canal de parto; después del nacimiento será reemplazado por hueso.