Pronto

7 hechos que creemos sobre los animales, pero estamos equivocados


¿Qué adjetivos te vienen a la mente cuando piensas en mascotas como perros, gatos, cerdos y perezosos? ¿Son cualidades como la lealtad, la indiferencia, la frialdad y el merodeo, por ejemplo?

Porque, según Beth Brindle, sobre cómo funcionan las cosas, todos estos estereotipos no solo son comunes sino universales, aunque no siempre se corresponden con la realidad. Entonces, ¿qué hay de verificar 7 hechos que creemos sobre los animales, pero estamos equivocados?

1 - Los koalas son lindos

¡Dirá que no tiene sentido abrazar y calmar a la linda y peluda mascota en la imagen de arriba! Para comenzar, según Beth, el cabello de los koalas, al contrario de lo que parece, no es suave y sedoso, sino áspero y de textura similar a la lana de oveja. Además, estos animales tienen extremidades fuertes y musculosas, y sus pequeños dedos están equipados con largas y afiladas garras que los ayudan a aferrarse a los árboles.

Aunque los koalas no son animales agresivos, pueden usar sus uñas y dientes para defenderse cuando se sienten amenazados, y una forma de asustarlos es intentar recoger uno.

2 - Los cerdos son ... cerdos

Usualmente asociamos la imagen de los cerdos rodando en el barro con animales sucios, ¿verdad? Tanto es así que la mayoría de nosotros no tomamos el lado positivo cuando se nos llama "cerdo" o "cerdo". Sin embargo, la verdad es que estos animales no están tan sucios como parecen. Por cierto, créeme, ¡están entre los menos cerdos de la granja!

Según Beth, no pueden sudar, y si pueden elegir, nunca defecarán cerca de sus lugares para dormir o alimentarse. Rodar en el barro está, de hecho, asociado con la incapacidad de transpirar, y sirve para regular la temperatura corporal y proteger la piel del sol y las picaduras de insectos. Con respecto al olor desagradable que sentimos al acercarnos a los cerditos, bueno, es culpa de los humanos.

En las granjas de cerdos, estos animales generalmente están confinados en lugares con muchos otros compañeros mientras son engordados para el sacrificio. Y en estos entornos, los cerdos simplemente no pueden seguir sus propios instintos y terminan haciendo bien ... los cerdos.

3 - Los delfines siempre son felices

¿No crees que los delfines siempre se ven felices y sonrientes? Porque estos animales no pueden cambiar sus expresiones, y la impresión de que están constantemente felices, especialmente cuando realizan sus trucos ante el público humano, se debe a la estructura de sus mandíbulas y a que sus bocas están curvadas hacia arriba.

Sin embargo, no se deje engañar. Muchos de los delfines que se mantienen cautivos, ya sea en acuarios o parques temáticos, muestran signos de estrés, depresión y tristeza, y muchos de los que están libres en la naturaleza pueden ser agresivos cuando sea necesario.

4 - Las vacas no son muy inteligentes

Cuando vemos imágenes de vacas, que muerden constantemente esos rostros amigables, apenas asociamos a estos animales con cualidades como la inteligencia o la astucia. Sin embargo, a pesar de las apariencias, estos animales son capaces de reproducir algunos comportamientos comunes en los humanos, como mantener relaciones sociales e incluso elegir a otro gatito como mejor amigo.

Además, los estudios han demostrado que las vacas pueden ser rencorosas y sufrir cuando mueren terneros o amigos. Y la investigación de la Universidad de Cambridge ha demostrado que estos animales son capaces de aprender trucos, como abrir una puerta para obtener una recompensa en forma de alimentos, y que son conscientes de que están aprendiendo algo nuevo.

5 - Los perros son leales

Uno de los mayores estereotipos asociados con los animales puede ser que los perros son animales extremadamente leales y que merecen por completo el título de "mejor amigo del hombre". Por cierto, no hay escasez de dueños de perros, así como miles de videos, testimonios e historias, que respaldan esta idea.

Sin embargo, según Beth, un estudio realizado por investigadores húngaros ha demostrado que en algunos casos esta lealtad se puede "comprar". Los científicos hicieron un experimento en el que un robot estaba programado para hablar con un cierto tono de voz y usar una mano enguantada para señalar en la dirección donde se ocultaba la comida.

Luego, los investigadores incluyeron algunos humanos en el experimento, que no señalaron ningún alimento, y adivinaron de qué lado preferían sentarse los perros. ¡No fueron las personas las que participaron en el estudio! Vendido ...

6 - A los gatos no les importan los dueños

Así como circula la noción de que los perros son fieles, también lo hace la noción de que los gatos son criaturas independientes que no se preocupan por sus dueños. Pero un estudio reciente mostró que los gatos pueden reaccionar cuando escuchan las voces de sus dueños, incluso cuando están fuera de la vista, lo que sugiere que, en lugar de ser indiferentes, los felinos pueden diferenciar entre personas conocidas y desconocidas.

Además, si hablas con alguien que tiene o ha tenido gatos en casa, estas personas probablemente dirán que, de hecho, los gatos a menudo muestran su afecto de maneras peculiares, como sentarse cerca o sobre sus dueños, frotando sus cuerpos contra sus piernas. o lamiendo ¡Son solo menos elocuentes y poco entendidos!

7 - Los perezosos son ... vagos

La idea aquí es que los cerdos son cerdos, ¡o dirás que los pobres perezosos nunca te inspiraron para quejarte de ese amigo tuyo! Sin embargo, aunque no hay duda de que estos pequeños animales son realmente lentos (se mueven a velocidades máximas de 1.8 a 2.4 metros por minuto), esto no tiene nada que ver con el vagabundeo.

Contrariamente a la creencia popular, los perezosos no pasan todo el tiempo durmiendo en la naturaleza (sus períodos de sueño ocupan un promedio de 9.6 horas al día) y sus cuerpos aparentemente inactivos están en actividad constante. La dieta de estos animales se compone principalmente de hojas, por ejemplo. Entonces, mientras desfilan en los árboles "viendo pasar la vida", sus estómagos e intestinos digieren diligentemente sus comidas.

Y este proceso, en el que sus cuerpos trabajan duro para extraer todos los nutrientes disponibles, puede tomar hasta 50 días. Por lo tanto, la lentitud de la pereza no está relacionada con la pereza, sino con la actividad de su metabolismo.

Fuente: megacurioso.com.br


Video: EL VERSÍCULO PROHIBIDO. Evangeliza a los Testigos (Mayo 2021).