Artículos

Osmosis en la célula vegetal.


Como se indicó anteriormente, si dos soluciones permanecen separadas por una membrana semipermeable, el agua fluye desde la solución más diluida hasta la más concentrada. Esta difusión del solvente se llama osmosis.

Cuando una célula vegetal se encuentra en un entorno hipotónico, absorbe agua. A diferencia de la célula animal, no se rompe porque está recubierta con pared celular o membrana celulósica, que es totalmente permeable pero tiene una elasticidad limitada, lo que restringe el aumento del volumen celular. Por lo tanto, la entrada de agua en la célula no depende únicamente de la diferencia en la presión osmótica entre el medio extracelular y el medio intracelular (principalmente la presión osmótica del jugo vacuolar, líquido presente dentro de la vacuola de la célula vegetal).

También depende de la contrapresión ejercida por la pared celular. Esta presión se conoce como presión de turgencia, o resistencia de la membrana celulósica al agua que ingresa a la célula.

Osmosis en la célula vegetal. Depende de la presión osmótica (PO) ejercida por la solución de vacuola, que también se llama succión interna de la vacuola (Si). Podemos llamar a la presión osmótica o succión interna de la vacuola la fuerza del agua que ingresa a la célula de la planta.

A medida que el agua ingresa a la célula de la planta, la membrana celulósica se deforma y comienza a ejercer fuerza contra el agua que ingresa a la célula de la planta.

Esta fuerza de resistencia al agua que ingresa a la célula vegetal se denomina presión de turgencia o turgencia (PT) o resistencia de membrana celulósica (M).

Esta turgencia del agua que ingresa a la célula vegetal puede llamarse la fuerza de salida de agua de la célula vegetal.

La diferencia entre las fuerzas de entrada y salida del agua de la célula vegetal se denomina diferencia de presión de difusión DPD o succión celular (Sc).

Así tenemos:

DPD = PO - PT

o

Sc = Si - M