Información

3.7: Funciones de la vida humana - Biología

3.7: Funciones de la vida humana - Biología



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Objetivos de aprendizaje

  • Explicar la importancia de la organización para la función del organismo humano.
  • Distinguir entre metabolismo, anabolismo y catabolismo.
  • Proporcione al menos dos ejemplos de capacidad de respuesta humana y movimiento humano.
  • Comparar y contrastar el crecimiento, la diferenciación y la reproducción.

Cada uno de los diferentes sistemas de órganos tiene funciones diferentes y, por lo tanto, roles únicos que desempeñar en fisiología. Estas muchas funciones se pueden resumir en términos de unas pocas que podríamos considerar definitivas de la vida humana: organización, metabolismo, capacidad de respuesta, movimiento, desarrollo y reproducción.

Organización

Un cuerpo humano consta de billones de células organizadas de manera que mantienen distintos compartimentos internos. Estos compartimentos mantienen las células del cuerpo separadas de las amenazas ambientales externas y mantienen las células húmedas y nutridas. También separan los fluidos corporales internos de los innumerables microorganismos que crecen en las superficies corporales, incluido el revestimiento de ciertos tractos o pasajes. El tracto intestinal, por ejemplo, alberga incluso más células bacterianas que el total de todas las células humanas del cuerpo; sin embargo, estas bacterias están fuera del cuerpo y no se puede permitir que circulen libremente dentro del cuerpo.

Las células, por ejemplo, tienen una membrana celular (también conocida como membrana plasmática) que mantiene el ambiente intracelular (los fluidos y orgánulos) separado del ambiente extracelular. Los vasos sanguíneos mantienen la sangre dentro de un sistema circulatorio cerrado, y los nervios y músculos están envueltos en vainas de tejido conectivo que los separan de las estructuras circundantes. En el pecho y el abdomen, una variedad de membranas internas mantienen separados los órganos principales, como los pulmones, el corazón y los riñones.

El sistema de órganos más grande del cuerpo es el sistema tegumentario, que incluye la piel y sus estructuras asociadas, como el cabello y las uñas. El tejido de la superficie de la piel es una barrera que protege las estructuras internas y los fluidos de microorganismos potencialmente dañinos y otras toxinas.

Metabolismo

La primera ley de la termodinámica sostiene que la energía no se puede crear ni destruir, sólo puede cambiar de forma. Su función básica como organismo es consumir (ingerir) energía y moléculas en los alimentos que consume, convertir parte de ella en combustible para el movimiento, mantener las funciones de su cuerpo y construir y mantener las estructuras de su cuerpo. Hay dos tipos de reacciones que logran esto: anabolismo y catabolismo.

  • Anabolismo es el proceso mediante el cual moléculas más pequeñas y simples se combinan en sustancias más grandes y complejas. Su cuerpo puede ensamblar, utilizando energía, los compuestos químicos complejos que necesita combinando pequeñas moléculas derivadas de los alimentos que consume.
  • Catabolismo es el proceso mediante el cual las sustancias más grandes y complejas se descomponen en moléculas más pequeñas y simples. El catabolismo libera energía. Las moléculas complejas que se encuentran en los alimentos se descomponen para que el cuerpo pueda usar sus partes para ensamblar las estructuras y sustancias necesarias para la vida.

En conjunto, estos dos procesos se denominan metabolismo. Metabolismo es la suma de todas las reacciones anabólicas y catabólicas que tienen lugar en el cuerpo (Figura 1). Tanto el anabolismo como el catabolismo ocurren simultánea y continuamente para mantenerte vivo.

Sensibilidad

Sensibilidad es la capacidad de un organismo para adaptarse a los cambios en sus entornos internos y externos. Un ejemplo de capacidad de respuesta a los estímulos externos podría incluir moverse hacia fuentes de alimentos y agua y alejarse de los peligros percibidos. Los cambios en el entorno interno de un organismo, como el aumento de la temperatura corporal, pueden provocar respuestas de sudoración y dilatación de los vasos sanguíneos de la piel para disminuir la temperatura corporal, como muestran los corredores en la Figura 2.

Movimiento

El movimiento humano incluye no solo acciones en las articulaciones del cuerpo, sino también el movimiento de órganos individuales e incluso células individuales. Mientras lee estas palabras, los glóbulos rojos y blancos se mueven por todo el cuerpo, las células musculares se contraen y se relajan para mantener su postura y enfocar su visión, y las glándulas secretan sustancias químicas para regular las funciones corporales. Su cuerpo está coordinando la acción de grupos de músculos enteros para permitirle mover aire hacia adentro y hacia afuera de sus pulmones, empujar la sangre por todo su cuerpo e impulsar los alimentos que ha ingerido a través de su tracto digestivo. Conscientemente, por supuesto, contraes tus músculos esqueléticos para mover los huesos de tu esqueleto para ir de un lugar a otro (como están haciendo los corredores en la Figura 2), y para realizar todas las actividades de tu vida diaria.

Desarrollo, crecimiento y reproducción

Desarrollo son todos los cambios por los que pasa el cuerpo en la vida. El desarrollo incluye los procesos de diferenciación, crecimiento y renovación.

Crecimiento es el aumento de tamaño corporal. Los seres humanos, como todos los organismos multicelulares, crecen aumentando el número de células existentes, aumentando la cantidad de material no celular alrededor de las células (como depósitos minerales en los huesos) y, dentro de límites muy estrechos, aumentando el tamaño de las células existentes.

Reproducción es la formación de un nuevo organismo a partir de organismos parentales. En los seres humanos, la reproducción la llevan a cabo los sistemas reproductivos masculino y femenino. Debido a que la muerte llegará a todos los organismos complejos, sin reproducción, la línea de organismos terminaría.


Una estimación del número de células del cuerpo humano.

Fondo: Todos los organismos vivos están formados por células individuales e identificables, cuyo número, junto con su tamaño y tipo, define en última instancia la estructura y las funciones de un organismo. Si bien a menudo se conoce el número total de células de los organismos inferiores, aún no se ha definido en los organismos superiores. En particular, el número total de células informado de un ser humano varía entre 10 (12) y 10 (16) y se menciona ampliamente sin una referencia adecuada.

Apuntar: Estudiar y discutir la cuestión teórica del número total de células que componen el organismo adulto humano estándar.

Sujetos y métodos: Se realizó un cálculo sistemático del número total de células de todo el cuerpo humano y de los órganos individuales utilizando enfoques bibliográficos y / o matemáticos.

Resultados: Se presenta una estimación actual del número total de células humanas calculado para una variedad de órganos y tipos de células. Estos datos parciales corresponden a un número total de 3,72 × 10 (13).

Conclusiones: Conocer el número total de células del cuerpo humano, así como de los órganos individuales, es importante desde un punto de vista de modelos culturales, biológicos, médicos y comparativos. El recuento de células presentado podría ser un punto de partida para un esfuerzo común para completar el cálculo total.


Una breve historia del pensamiento regulatorio

Hace casi 50 años, cuando se determinaron las primeras secuencias de varias proteínas de diferentes especies, se reconoció rápidamente la importancia potencial de las macromoléculas para comprender los procesos evolutivos [7]. La gran similitud entre proteínas homólogas de diferentes especies se observó temprano [8] y planteó la cuestión de hasta qué punto tales cambios de secuencia eran funcionalmente significativos [9]. Con el advenimiento del modelo de operón de regulación génica [10], algunos biólogos como Emile Zuckerkandl comenzaron a considerar el posible papel de los "genes controladores" en la evolución, incluido el origen de los seres humanos a partir de antepasados ​​simios [11]. Una de las series de contribuciones teóricas más conocidas en este período fueron los modelos de Roy Britten y Eric Davidson para la regulación génica en organismos superiores, que tenían un énfasis explícito en la importancia de la regulación génica en la evolución [12,13].

Sin embargo, la publicación individual más influyente de esta época fue el libro de Susumu Ohno Evolución por duplicación genética [14]. Ohno se centró en la importancia de la redundancia genética para permitir que se produzcan mutaciones "prohibidas" que podrían impartir nuevas funciones a las proteínas. Su lema de apertura, "la selección natural simplemente modificó, mientras que la redundancia creó", reflejaba una visión de la selección natural como un proceso conservador en gran parte purificador. Ohno insistió en que "las mutaciones alélicas de los loci de genes ya existentes no pueden explicar cambios importantes en la evolución". Propuso que la duplicación de genes reguladores y sus regiones de control debe haber contribuido en gran medida a la evolución de los vertebrados. Pero el libro se centró exclusivamente en la evolución de nuevas proteínas y no consideró el potencial creativo de las secuencias reguladoras no codificantes en la diversificación evolutiva (ver [15]).

Fue en este contexto que Allan Wilson y sus colegas comenzaron una serie de investigaciones sobre la relación entre la evolución cromosómica, la evolución de las proteínas y la evolución anatómica en aves [16], mamíferos [17], ranas [18] y simios [1]. . En cada uno de los cuatro estudios, la discrepancia entre la evolución de las proteínas y la evolución de la anatomía llevó a la conclusión de que los cambios evolutivos en los "sistemas reguladores" eran responsables de la evolución de la anatomía. Francois Jacob sugirió de manera similar que la divergencia y la especialización son el resultado de mutaciones que alteran los "circuitos reguladores" en lugar de las estructuras químicas [19].

Las contribuciones relativas de los diferentes mecanismos a la evolución de la anatomía dependen tanto de lo que es genéticamente posible como de lo que permite la selección natural. Antes de profundizar en los datos directamente relacionados con la evolución de la anatomía, y qué tan bien cumple con las expectativas originales de King y Wilson, será valioso considerar qué mecanismos están disponibles y qué parámetros regirán su utilización en la evolución, a la luz de lo que ahora comprender cómo funcionan los genes en los organismos multicelulares.


Los cuatro elementos principales que se encuentran en el cuerpo humano

De los elementos que se encuentran en el cuerpo humano, cuatro de ellos constituyen el mayor porcentaje de nuestro peso corporal (96,2%). Los cuatro elementos son oxígeno, hidrógeno, carbono, nitrógeno. Antes de que empieces a pensar que deberíamos alejarnos flotando con todos los átomos de oxígeno, hidrógeno y nitrógeno, recuerda que las moléculas de oxígeno son principalmente parte del agua de nuestro cuerpo (H2O). De hecho, más de la mitad del cuerpo humano está formado por agua (50-70%).

Los once elementos comunes que se encuentran en el cuerpo humano y su porcentaje del peso corporal total. Los demás oligoelementos (menos del 0,01%) son: boro (B), cadmio (Cd), cromo (Cr), cobalto (Co), cobre (Cu), flúor (F), yodo (I), hierro (Fe ), manganeso (Mn), molibdeno (Mo), selenio (Se), silicio (Si), estaño (Sn), vanadio (V) y zinc (Zn).


Normalización precisa de datos de RT-PCR cuantitativos en tiempo real mediante el promedio geométrico de múltiples genes de control interno

Fondo: El análisis de expresión génica es cada vez más importante en la investigación biológica, y la PCR de transcripción inversa en tiempo real (RT-PCR) se convierte en el método de elección para el perfil de expresión preciso y de alto rendimiento de genes seleccionados. Dada la mayor sensibilidad, reproducibilidad y amplio rango dinámico de esta metodología, los requisitos para un gen de control interno adecuado para la normalización se han vuelto cada vez más estrictos. Aunque se ha informado que la expresión génica doméstica varía considerablemente, ninguna encuesta sistemática ha determinado correctamente los errores relacionados con la práctica común de usar un solo gen de control, ni ha presentado una forma adecuada de solucionar este problema.

Resultados: Describimos una estrategia robusta e innovadora para identificar los genes de control expresados ​​de manera más estable en un conjunto dado de tejidos y para determinar el número mínimo de genes necesarios para calcular un factor de normalización confiable. Hemos evaluado diez genes de limpieza de diferentes abundancias y clases funcionales en varios tejidos humanos, y hemos demostrado que el uso convencional de un solo gen para la normalización conduce a errores relativamente grandes en una proporción significativa de muestras analizadas. La media geométrica de múltiples genes de limpieza cuidadosamente seleccionados se validó como un factor de normalización preciso mediante el análisis de datos de microarrays disponibles públicamente.

Conclusiones: La estrategia de normalización presentada aquí es un requisito previo para el perfil de expresión de RT-PCR precisa, que, entre otras cosas, abre la posibilidad de estudiar la relevancia biológica de pequeñas diferencias de expresión.


¿Por qué apéndices?

El pobre y viejo apéndice humano se agrupa con cosas como las muelas del juicio, los músculos que mueven las orejas y nuestros otros vestigios evolutivos inútiles. La inconsecuencia del órgano en forma de gusano parece probada por el hecho de que se puede extraer sin inconvenientes obvios. Pero los biólogos han comenzado recientemente a cuestionar la suposición de larga data de la inutilidad del apéndice. Algunos sugieren que puede ayudar a entrenar el sistema inmunológico durante el desarrollo fetal. Otra investigación indica que el órgano sirve como una "casa segura" para las bacterias que ayudan en la digestión, manteniendo un escondite secreto de microbios que repoblan el resto del tracto digestivo después de episodios de diarrea que evacuan el intestino. La palabra "apéndice" significa una ocurrencia tardía. Pero tal vez, solo tal vez, no lo sea.


Composición química del cuerpo.

Químicamente, el cuerpo humano se compone principalmente de agua y compuestos orgánicos, es decir, lípidos, proteínas, carbohidratos y ácidos nucleicos. El agua se encuentra en los fluidos extracelulares del cuerpo (el plasma sanguíneo, la linfa y el líquido intersticial) y dentro de las células mismas. Sirve como un solvente sin el cual la química de la vida no podría tener lugar. El cuerpo humano tiene aproximadamente un 60 por ciento de agua en peso.

Los lípidos, principalmente grasas, fosfolípidos y esteroides, son componentes estructurales importantes del cuerpo humano. Las grasas proporcionan una reserva de energía para el cuerpo y las almohadillas de grasa también sirven como aislantes y amortiguadores. Los fosfolípidos y el compuesto esteroide colesterol son componentes principales de la membrana que rodea a cada célula.

Las proteínas también sirven como un componente estructural importante del cuerpo. Al igual que los lípidos, las proteínas son un componente importante de la membrana celular. Además, los materiales extracelulares como el cabello y las uñas están compuestos de proteínas. También lo es el colágeno, el material fibroso y elástico que forma gran parte de la piel, los huesos, los tendones y los ligamentos del cuerpo. Las proteínas también desempeñan numerosas funciones funcionales en el cuerpo. Particularmente importantes son las proteínas celulares llamadas enzimas, que catalizan las reacciones químicas necesarias para la vida.

Los carbohidratos están presentes en el cuerpo humano principalmente como combustibles, ya sea como azúcares simples que circulan por el torrente sanguíneo o como glucógeno, un compuesto de almacenamiento que se encuentra en el hígado y los músculos. También se encuentran pequeñas cantidades de carbohidratos en las membranas celulares, pero, a diferencia de las plantas y muchos animales invertebrados, los humanos tienen pocos carbohidratos estructurales en sus cuerpos.

Los ácidos nucleicos forman el material genético del cuerpo. El ácido desoxirribonucleico (ADN) lleva el código maestro hereditario del cuerpo, las instrucciones según las cuales opera cada célula. Es el ADN, transmitido de padres a hijos, el que dicta las características heredadas de cada ser humano individual. El ácido ribonucleico (ARN), de varios tipos, ayuda a llevar a cabo las instrucciones codificadas en el ADN.

Junto con el agua y los compuestos orgánicos, los componentes del cuerpo incluyen varios minerales inorgánicos. Los principales son el calcio, fósforo, sodio, magnesio y hierro. El calcio y el fósforo, combinados como cristales de fosfato de calcio, forman una gran parte de los huesos del cuerpo. El calcio también está presente como iones en la sangre y el líquido intersticial, al igual que el sodio. Los iones de fósforo, potasio y magnesio, por otro lado, abundan en el líquido intercelular. Todos estos iones juegan un papel vital en los procesos metabólicos del cuerpo. El hierro está presente principalmente como parte de la hemoglobina, el pigmento transportador de oxígeno de los glóbulos rojos. Otros componentes minerales del cuerpo, que se encuentran en concentraciones mínimas pero necesarias, incluyen cobalto, cobre, yodo, manganeso y zinc.


Una visión científica de cuándo comienza la vida

Las preguntas sobre el comienzo mismo de la vida humana continúan surgiendo en los medios de comunicación, generalmente en el contexto de un tema de política pública como anticonceptivos versus abortivos, políticas de conciencia o clonación y técnicas relacionadas. Recientemente, en una entrevista en Fox News, el tema fue planteado por una figura pública, el senador Marco Rubio de Florida, quien, en respuesta a una pregunta sobre el cambio climático, lo citó como un ejemplo de políticos liberales que se niegan a reconocer desde hace mucho tiempo. ciencia establecida sobre la biología humana. “Los hechos son cosas tercas”, dice el adagio, pero, desafortunadamente, también lo son los intentos política o moralmente útiles para adaptar los hechos. CLI se complace en publicar esta versión ligeramente actualizada del excelente ensayo de la Dra. Maureen Condic sobre la ciencia de la nueva vida. La versión original fue publicada por Human Life International (HLI) y la ofrecemos aquí con agradecimiento al Dr. Condic y HLI por su permiso para hacerlo. Para obtener más información sobre las publicaciones de HLI, visite www.hli.org/resources.

Una visión científica de cuándo comienza la vida

La pregunta de cuándo comienza la vida humana ha sido respondida de diversas maneras por diferentes tradiciones religiosas y filosóficas a lo largo de los siglos, lo que ha llevado a muchos a concluir que la pregunta no puede ser respondida definitivamente. Sin embargo, ¿qué nos dice la ciencia sobre cuándo comienza la vida? [1] Una de las ideas básicas de la biología moderna es que la vida es continua, y las células vivas dan lugar a nuevos tipos de células y, en última instancia, a nuevos individuos. Por lo tanto, al considerar la cuestión de cuándo comienza una nueva vida humana, primero debemos abordar la cuestión más fundamental de cuándo comienza una nueva vida humana. celda, distinto del esperma y el óvulo, surge.

La base científica para distinguir un tipo de célula de otro se basa en dos criterios: diferencias en lo que está hecho (su composición molecular) y diferencias en cómo se comporta la célula. Estos dos criterios se acuerdan y emplean universalmente en toda la empresa científica. No son creencias "religiosas" ni cuestiones de opinión personal. Son criterios científicos objetivos y verificables que determinan con precisión cuándo se forma un nuevo tipo celular.

Según estos criterios, la unión (o fusión) de esperma y óvulo produce claramente un nuevo tipo de célula, el cigoto o embrión unicelular. La fusión celular es un evento bien estudiado y muy rápido, que ocurre en menos de un segundo. Debido a que el cigoto surge de la fusión de dos células diferentes, contiene todos los componentes tanto del esperma como del óvulo y, por lo tanto, esta nueva célula tiene una composición molecular única que es distinta de cualquiera de los gametos. Así, el cigoto que surge en el momento de la fusión espermatozoide-óvulo cumple el primer criterio científico para ser un nuevo tipo celular: su estructura molecular es claramente diferente a la de las células que le dieron origen.

Después de la fusión espermatozoide-óvulo, ocurren rápidamente en el cigoto eventos que normalmente no ocurren ni en el espermatozoide ni en el óvulo. En cuestión de minutos, el cigoto inicia un cambio en su estado interno que, durante los próximos 30 minutos, bloqueará la unión de espermatozoides adicionales a la superficie celular. Por lo tanto, el cigoto actúa inmediatamente para oponerse a la función de los gametos de los que se deriva, mientras que el "objetivo" tanto del espermatozoide como del óvulo es encontrarse y fusionarse, el primer acto del cigoto es evitar cualquier unión adicional de esperma a la superficie celular. Claramente, el cigoto ha entrado en un nuevo patrón de comportamiento y, por lo tanto, cumple con el segundo criterio científico para ser un nuevo tipo de célula.

¿Cuál es la naturaleza de la nueva célula que surge al fusionarse el óvulo y el espermatozoide? Más importante aún, ¿es el cigoto simplemente otro ser humano? celda (como una célula del hígado o una célula de la piel) o es algo más? Así como la ciencia distingue entre diferentes tipos de células, también hace distinciones claras entre células y organismos. Tanto las células como los organismos están vivos, pero los organismos exhiben características únicas que pueden distinguirlos de manera confiable de las meras células. [2]

Un organismo se define como “(1) una estructura compleja de elementos interdependientes y subordinados cuyas relaciones y propiedades están determinadas en gran medida por su función en el todo y (2) un individuo constituido para llevar a cabo las actividades de la vida por medio de órganos separados en función pero mutuamente dependiente: un ser vivo ". (Merriam-Webster) Esta definición enfatiza la interacción de partes en el contexto de un todo coordinado como la característica distintiva de un organismo. Los organismos son "seres vivos". Por lo tanto, otro nombre para un humano El organismo es un "ser humano" una entidad que es un completo humano, en lugar de un parte de un humano.

Los seres humanos se pueden distinguir de las células humanas utilizando el mismo tipo de criterio que utilizan los científicos para distinguir diferentes tipos de células. Un ser humano (es decir, un organismo humano) está compuesto de partes humanas (células, proteínas, ARN, ADN), sin embargo, es diferente de una mera colección de células porque tiene la composición molecular característica y el comportamiento de una persona. organismo: actúa de manera interdependiente y coordinada para "llevar a cabo las actividades de la vida".

Los embriones humanos desde la etapa unicelular (cigoto) en adelante muestran un comportamiento orgánico integrado de manera única que es diferente al comportamiento de las meras células humanas. El cigoto produce tejidos, estructuras y órganos cada vez más complejos que trabajan juntos de manera coordinada. Es importante destacar que las células, tejidos y órganos producidos durante el desarrollo no "generan" de alguna manera el embrión (como si hubiera algún "fabricante" misterioso y invisible dirigiendo este proceso), se producen por el embrión como dirige su propio desarrollo a etapas más maduras de la vida humana. Este comportamiento organizado y coordinado del embrión es la característica definitoria de un organismo humano.

A diferencia de los embriones humanos, las células humanas están vivas y, en algunas circunstancias, pueden ensamblarse en estructuras y tejidos primitivos. Sin embargo, bajo no circunstancias ¿Las meras células humanas producen el tipo de interacciones coordinadas necesarias para construir un cuerpo humano completamente integrado? No producen tejidos de manera coherente y no los organizan para sustentar la vida de la entidad en su conjunto. Producen tumores, es decir, partes del cuerpo humano de una manera caótica y desorganizada. Se comportan como células, diferente a organismos.

La conclusión de que la vida humana comienza con la fusión de espermatozoides y óvulos es indiscutible, objetiva, basada en el método científico universalmente aceptado de distinguir diferentes tipos de células entre sí y en una amplia evidencia científica (miles de publicaciones independientes revisadas por pares). Además, es completamente independiente de cualquier punto de vista ético, moral, político o religioso específico de la vida humana o de los embriones humanos. De hecho, esta definición no aborda directamente la cuestión ética central que rodea al embrión: ¿Qué valor debe otorgar la sociedad a la vida humana en las primeras etapas de desarrollo? Un examen neutral de la evidencia simplemente establece el inicio de una nueva vida humana en un "momento de concepción" científicamente bien definido, una conclusión que indica inequívocamente que los embriones humanos desde la etapa unicelular en adelante son de hecho individuos vivos de la especie humana. es decir, seres humanos.

*Dr. Condic es profesor asociado de neurobiología y profesor adjunto de pediatría en la Facultad de medicina de la Universidad de Utah. También es Directora de instrucción en Embriología Humana para la Facultad de Medicina y de Neuroanatomía Humana para la Facultad de Odontología.


Anuncios 2021

Posición de la pista de tenencia en genómica / bioinformática disponible

Un puesto de profesor asistente permanente en el Departamento de Biología de la Universidad de West Chester de Pensilvania está disponible a partir de agosto de 2022. Se requiere un doctorado en Genética / Biología Molecular o una disciplina relacionada. Son de especial interés los candidatos que pueden promover los esfuerzos de la Universidad para fomentar la diversidad, la equidad y la inclusión. El candidato debe estar calificado para desarrollar cursos en genómica y / o bioinformática. Además, los candidatos deben estar calificados para impartir cursos / laboratorios en los campos de biología molecular o celular, así como biología de nivel introductorio y cursos / laboratorios de posgrado, según sea necesario. Se prefieren los candidatos con un interés de investigación en genómica / bioinformática.

Video para posibles estudiantes - Día de la experiencia WCU

Si es un posible estudiante que está considerando inscribirse en Biología en la Universidad de West Chester en el otoño de 2021, vea este útil video que brinda información sobre los programas que ofrecemos. Venga a WCU Experience Days virtualmente y un miembro de la facultad de Biología podrá responder cualquier pregunta que pueda tener. Los días de WCU Experience son el 21 de septiembre (5 p.m.), el 12 de octubre y el 9 de noviembre de 2020.


Oberdoerffer P, Sinclair DA: El papel de la arquitectura nuclear en la inestabilidad genómica y el envejecimiento. Nat Rev Mol Cell Biol 2007, 8:692–702.

Campisi J, Vijg J: ¿El daño al ADN y otras macromoléculas juega un papel en el envejecimiento? ¿Si es así, cómo? J Gerontol A Biol Sci Med Sci 2009, 64A:175–178.

Berdyshev G, Korotaev G, Boiarskikh G, Vaniushin B: Composición de nucleótidos de ADN y ARN de tejidos somáticos de jorobadas y sus cambios durante el desove. Biokhimiia 1967, 31:88–993.

Vanyushin B, Nemirovsky L, Klimenko V, Vasiliev V, Belozersky A: La 5 metilcitosina en el ADN de ratas. Especificidad de tejido y edad y los cambios inducidos por hidrocortisona y otros agentes. Gerontología 1973, 19:138–152.

Wilson V, Smith R, Ma S, Cutler R: La 5-metildesoxicitidina genómica disminuye con la edad. J Biol Chem 1987, 262:9948–9951.

Fraga MF, Agrelo R, Esteller M: Conversión entre envejecimiento y cáncer. Ann N Y Acad Sci 2007, 1100:60–74.

Fraga MF, Esteller M: Epigenética y envejecimiento: los objetivos y las marcas. Tendencias Genet 2007, 23:413–418.

Christensen BC, Houseman EA, Marsit CJ, Zheng S, Wrensch MR, Wiemels JL, Nelson HH, Karagas MR, Padbury JF, Bueno R, Sugarbaker DJ, Yeh RF, Wiencke JK, Kelsey KT: El envejecimiento y las exposiciones ambientales alteran la metilación del ADN específico de tejido dependiendo del contexto de la isla CpG. PLoS Genet 2009, 5:e1000602.

Bollati V, Schwartz J, Wright R, Litonjua A, Tarantini L, Suh H, Gorrión D, Vokonas P, Baccarelli A: Disminución de la metilación del ADN genómico a través del envejecimiento en una cohorte de sujetos de edad avanzada. Mech Aging Dev 2009, 130:234–239.

Teschendorff AE, Menon U, Gentry-Maharaj A, Ramus SJ, Weisenberger DJ, Shen H, Campan M, Noushmehr H, Bell CG, Maxwell AP, Savage DA, Mueller-Holzner E, Marth C, Kocjan G, Gayther SA, Jones A, Beck S, Wagner W, Laird PW, Jacobs IJ, Widschwendter M: La metilación del ADN dependiente de la edad de los genes que están suprimidos en las células madre es un sello distintivo del cáncer. Res del genoma 2010, 20:440–446.

Mugatroyd C, Wu Y, Bockmühl Y, Spengler D: La cara de Janus de la metilación del ADN en el envejecimiento. Envejecimiento 2010, 2:107–110.

Rodríguez-Rodero S, Fernández-Morera J, Fernandez A, Menéndez-Torre E, Fraga M: Regulación epigenética del envejecimiento. Discov Med 2010, 10:225–233.

Bell JT, Tsai PC, Yang TP, Pidsley R, Nisbet J, Glass D, Mangino M, Zhai G, Zhang F, Valdes A, Shin SY, Dempster EL, Murray RM, Grundberg E, Hedman AK, Nica A, Small KS , Dermitzakis ET, McCarthy MI, Mill J, Spector TD, Deloukas P, MuTHER Consortium: Las exploraciones de todo el epigenoma identifican regiones metiladas diferencialmente para la edad y los fenotipos relacionados con la edad en una población de envejecimiento saludable. PLoS Genet 2012, 8:e1002629.

Horvath S, Zhang Y, Langfelder P, Kahn R, Boks M, van Eijk K, van den Berg L, Ophoff RA: Efectos del envejecimiento sobre los módulos de metilación del ADN en el cerebro y el tejido sanguíneo humanos. Biol del genoma 2012, 13:R97.

Rakyan VK, Down TA, Maslau S, Andrew T, Yang TP, Beyan H, Whittaker P, McCann OT, Finer S, Valdes AM, Leslie RD, Deloukas P, Spector TD: La hipermetilación del ADN asociada al envejecimiento humano se produce preferentemente en los dominios de cromatina bivalentes. Res del genoma 2010, 20:434–439.

Bernstein BE, Stamatoyannopoulos JA, Costello JF, Ren B, Milosavljevic A, Meissner A, Kellis M, Marra MA, Beaudet AL, Ecker JR, Farnham PJ, Hirst M, Lander ES, Mikkelsen TS, Thomson JA: El consorcio de cartografía epigenómica de la hoja de ruta de los NIH. Nat Biotechnol 2010, 28:1045–1048.

Illingworth R, Kerr A, Desousa D, Jørgensen H, Ellis P, Stalker J, Jackson D, Clee C, Plumb R, Rogers J, Humphray S, Cox T, Langford C, Bird A: Un nuevo conjunto de islas CpG identifica la metilación específica de tejido en loci de genes de desarrollo. PLoS Biol 2008, 6:e22.

Li Y, Zhu J, Tian G, Li N, Li Q, Ye M, Zheng H, Yu J, Wu H, Sun J, Zhang H, Chen Q, Luo R, Chen M, He Y, Jin X, Zhang Q , Yu C, Zhou G, Sun J, Huang Y, Zheng H, Cao H, Zhou X, Guo S, Hu X, Li X, Kristiansen K, Bolund L, Xu J, et al.: El metiloma del ADN de las células mononucleares de sangre periférica humana. PLoS Biol 2010, 8:e1000533.

Thompson RF, Atzmon G, Gheorghe C, Liang HQ, Lowes C, Greally JM, Barzilai N: Desregulación específica de tejido de la metilación del ADN en el envejecimiento. Célula de envejecimiento 2010, 9:506–518.

Hernandez DG, Nalls MA, Gibbs JR, Arepalli S, van der Brug M, Chong S, Moore M, Longo DL, Cookson MR, Traynor BJ, Singleton AB: Los cambios distintivos de metilación del ADN están altamente correlacionados con la edad cronológica en el cerebro humano. Hum Mol Genet 2011, 20:1164–1172.

Koch C, Wagner W: Firma de envejecimiento epigenético para determinar la edad en diferentes tejidos. Envejecimiento 2011, 3:1018–1027.

Numata S, Ye T, Hyde Thomas M, Guitart-Navarro X, Tao R, Wininger M, Colantuoni C, Weinberger Daniel R, Kleinman Joel E, Lipska Barbara K: Firmas de metilación del ADN en el desarrollo y envejecimiento de la corteza prefrontal humana. Am J Hum Genet 2012, 90:260–272.

Bocklandt S, Lin W, Sehl ME, Sanchez FJ, Sinsheimer JS, Horvath S, Vilain E: Predictor epigenético de la edad. Más uno 2011, 6:e14821.

Hannum G, Guinney J, Zhao L, Zhang L, Hughes G, Sadda S, Klotzle B, Bibikova M, Fan JB, Gao Y, Deconde R, Chen M, Rajapakse I, Friend S, Ideker T, Zhang K: Los perfiles de metilación de todo el genoma revelan vistas cuantitativas de las tasas de envejecimiento humano. Mol Cell 2013, 49:359–367.

Laird PW: El poder y la promesa de los marcadores de metilación del ADN. Nat Rev Cáncer 2003, 3:253–266.

Bjornsson HT, Sigurdsson MI, Fallin MD, Irizarry RA, Aspelund T, Cui H, Yu W, Rongione MA, Ekström TJ, Harris TB, Launer LJ, Eiriksdottir G, Leppert MF, Sapienza C, Gudnason V, Feinberg AP: Cambio intraindividual a lo largo del tiempo en la metilación del ADN con agrupación familiar. JAMA 2008, 299:2877–2883.

Pai AA, Bell JT, Marioni JC, Pritchard JK, Gilad Y: Un estudio de todo el genoma de los patrones de metilación del ADN y los niveles de expresión génica en múltiples tejidos humanos y de chimpancés. PLoS Genet 2011, 7:e1001316.

Hernando-Herraez I, Prado-Martinez J, Garg P, Fernandez-Callejo M, Heyn H, Hvilsom C, Navarro A, Esteller M, Sharp A, Marques-Bonet T: Dinámica de la metilación del ADN en la evolución reciente de humanos y grandes simios. PLoS Genet 2013, 9:e1003763.

Ernst J, Kheradpour P, Mikkelsen TS, Shoresh N, Ward LD, Epstein CB, Zhang X, Wang L, Issner R, Coyne M, Ku M, Durham T, Kellis M, Bernstein BE: Mapeo y análisis de la dinámica del estado de la cromatina en nueve tipos de células humanas. Naturaleza 2011, 473:43–49.

Adkins RM, Krushkal J, Tylavsky FA, ​​Thomas F: Las diferencias raciales en los niveles de metilación del ADN de genes específicos están presentes al nacer. Defectos de nacimiento Res A Clin Mol Teratol 2011, 91:728–736.

Bell J, Pai A, Pickrell J, Gaffney D, Pique-Regi R, Degner J, Gilad Y, Pritchard J: Los patrones de metilación del ADN se asocian con la variación genética y de la expresión génica en las líneas celulares HapMap. Biol del genoma 2011, 12:R10.

Fraser H, Lam L, Neumann S, Kobor M: Especificidad poblacional de la metilación del ADN humano. Biol del genoma 2012, 13:R8.

van Eijk KR, de Jong S, Boks MP, Langeveld T, Colas F, Veldink JH, de Kovel CG, Janson E, Strengman E, Langfelder P, Kahn RS, van den Berg LH, Horvath S, Ophoff RA: Análisis genético de la metilación del ADN y los niveles de expresión génica en sangre total de sujetos humanos sanos. BMC Genomics 2012, 13:636.

Jones M, Fejes A, Kobor M: Metilación del ADN, genotipo y expresión génica: ¿quién conduce y quién acompaña? Biol del genoma 2013, 14:126.

Shibata D, Tavaré S: Contando divisiones en un árbol de células somáticas humanas: cómo, qué y por qué. Ciclo celular 2006, 5:610–614.

Richardson B: Impacto del envejecimiento en la metilación del ADN. Envejecimiento Res Rev 2003, 2:245–261.

Kim JY, Tavaré S, Shibata D: Recuento de replicaciones de células somáticas humanas: la metilación refleja las divisiones de células madre endometriales. Proc Natl Acad Sci U S A 2005, 102:17739–17744.

Thomson JA, Itskovitz-Eldor J, Shapiro SS, Waknitz MA, Swiergiel JJ, Marshall VS, Jones JM: Líneas de células madre embrionarias derivadas de blastocistos humanos. Ciencias 1998, 282:1145–1147.

Hinoue T, Weisenberger DJ, Lange CP, Shen H, Byun HM, Van Den Berg D, Malik S, Pan F, Noushmehr H, van Dijk CM, Tollenaar RA, Laird PW: Análisis a escala del genoma de la metilación aberrante del ADN en el cáncer colorrectal. Res del genoma 2012, 22:271–282.

Schwartzentruber J, Korshunov A, Liu XY, Jones DT, Pfaff E, Jacob K, Sturm D, Fontebasso AM, Quang DA, Tönjes M, Hovestadt V, Albrecht S, Kool M, Nantel A, Konermann C, Lindroth A, Jäger N , Rausch T, Ryzhova M, Korbel JO, Hielscher T, Hauser P, Garami M, Klekner A, Bognar L, Ebinger M, Schuhmann MU, Scheurlen W, Pekrun A, Frühwald MC, et al.: Mutaciones conductoras en la histona H3.3 y genes remodeladores de cromatina en glioblastoma pediátrico. Naturaleza 2012, 482:226–231.

Bernstein BE, Mikkelsen TS, Xie X, Kamal M, Huebert DJ, Cuff J, Fry B, Meissner A, Wernig M, Plath K, Jaenisch R, Wagschal A, Feil R, Schreiber SL, Lander ES: Una estructura de cromatina bivalente marca los genes clave del desarrollo en las células madre embrionarias. Celda 2006, 125:315–326.

Kolasinska-Zwierz P, Abajo T, Latorre I, Liu T, Liu XS, Ahringer J: Marcado de cromatina diferencial de intrones y exones expresados ​​por H3K36me3. Nat Genet 2009, 41:376–381.

Bjerke L, Mackay A, Nandhabalan M, Burford A, Jury A, Popov S, Bax DA, Carvalho D, Taylor KR, Vinci M, Bajrami I, McGonnell IM, Lord CJ, Reis RM, Hargrave D, Ashworth A, Workman P , Jones C: Las mutaciones de la histona H3.3 impulsan el glioblastoma pediátrico a través de la regulación positiva de MYCN. Cancer Discov 2013, 3:512–519.

Sturm D, Witt H, Hovestadt V, Khuong-Quang DA, Jones DT, Konermann C, Pfaff E, Tönjes M, Sill M, Bender S, Kool M, Zapatka M, Becker N, Zucknick M, Hielscher T, Liu XY, Fontebasso AM, Ryzhova M, Albrecht S, Jacob K, Wolter M, Ebinger M, Schuhmann MU, van Meter T, Frühwald MC, Hauch H, Pekrun A, Radlwimmer B, Niehues T, von Komorowski G, Dürken M, et al.: Las mutaciones de hotspot en H3F3A e IDH1 definen distintos subgrupos epigenéticos y biológicos de glioblastoma. Célula cancerosa 2012, 22:425–437.

Friedman J, Hastie T, Tibshirani R: Rutas de regularización para modelos lineales generalizados mediante descenso de coordenadas. J Stat Softw 2010, 33:1–22.

Alisch RS, Barwick BG, Chopra P, Myrick LK, Satten GA, Conneely KN, Warren ST: Metilación del ADN asociada a la edad en poblaciones pediátricas. Res del genoma 2012, 22:623–632.

Harris RA, Nagy-Szakal D, Pedersen N, Opekun A, Bronsky J, Munkholm P, Jespersgaard C, Andersen P, Melegh B, Ferry G, Jess T, Kellermayer R: Los microarrays de metilación de ADN de leucocitos de sangre periférica en todo el genoma identificaron una asociación única con enfermedades inflamatorias del intestino. Enfermedad intestinal de Inflamm 2012, 18:2334–2341.

Gibbs JR, van der Brug MP, Hernandez DG, Traynor BJ, Nalls MA, Lai SL, Arepalli S, Dillman A, Rafferty IP, Troncoso J, Johnson R, Zielke HR, Ferrucci L, Longo DL, Cookson MR, Singleton AB: Existen abundantes loci de rasgos cuantitativos para la metilación del ADN y la expresión génica en el cerebro humano. PLoS Genet 2010, 6:e1000952.

Guintivano J, Aryee MJ, Kaminsky ZA: Un modelo específico de epigenotipo celular para la corrección del sesgo de heterogeneidad celular del cerebro y su aplicación a la edad, la región del cerebro y la depresión mayor. Epigenética 2013, 8:290–302.

Zhuang J, Jones A, Lee SH, Ng E, Fiegl H, Zikan M, Cibula D, Sargent A, Salvesen HB, Jacobs IJ, Kitchener HC, Teschendorff AE, Widschwendter M: La dinámica y el potencial pronóstico de los cambios de metilación del ADN en los loci de genes de células madre en el cáncer de la mujer. PLoS Genet 2012, 8:e1002517.

Essex MJ, Thomas Boyce W, Hertzman C, Lam LL, Armstrong JM, Neumann SMA, Kobor MS: Vestigios epigenéticos de la adversidad del desarrollo temprano: exposición al estrés infantil y metilación del ADN en la adolescencia. Desarrollo infantil 2011, 84:58–75.

Martino DJ, Tulic MK, Gordon L, Hodder M, Richman T, Metcalfe J, Prescott SL, Saffery R: Evidencia de cambios relacionados con la edad y específicos de cada individuo en el perfil de metilación del ADN de las células mononucleares durante el desarrollo inmunológico temprano en humanos. Epigenética 2011, 6:1085–1094.

Fernández-Tajes J, Soto-Hermida A, Vázquez-Mosquera ME, Cortés-Pereira E, Mosquera A, Fernández-Moreno M, Oreiro N, Fernández-López C, Fernández JL: Rego-Pérez I. Blanco FJ: El análisis de metilación del ADN de todo el genoma de condrocitos articulares revela un grupo de pacientes con osteoartritis. Ann Rheum Dis 2013. Publicación electrónica antes de la impresión

Harris RA, Nagy-Szakal D, Kellermayer R: Los candidatos a epialélicos metaestables humanos se relacionan con trastornos comunes. Epigenética 2013, 8:157–163.

Grönniger E, Weber B, Heil O, Peters N, Stäb F, Wenck H, Korn B, Winnefeld M, Lyko F: El envejecimiento y la exposición crónica al sol provocan cambios epigenéticos distintos en la piel humana. PLoS Genet 2010, 6:e1000971.

Zouridis H, Deng N, Ivanova T, Zhu Y, Wong B, Huang D, Wu YH, Wu Y, Tan IB, Liem N, Gopalakrishnan V, Luo Q, Wu J, Lee M, Yong WP, Goh LK, Teh BT , Rozen S, Tan P: Subtipos de metilación y alteraciones epigenéticas a gran escala en cáncer gástrico. Ciencia Transl Med 2012, 4:156ra140.

Haas J, Frese KS, Park YJ, Keller A, Vogel B, Lindroth AM, Weichenhan D, Franke J, Fischer S, Bauer A, Marquart S, Sedaghat-Hamedani F, Kayvanpour E, Köhler D, Wolf NM, Hassel S, Nietsch R, Wieland T, Ehlermann P, Schultz JH, Dösch A, Mereles D, Hardt S, Backs J, Hoheisel JD, Plass C, Katus HA, Meder B: Alteraciones en la metilación del ADN cardíaco en la miocardiopatía dilatada humana. EMBO Mol Med 2013, 5:413–429.

Shen J, Wang S, Zhang YJ, Kappil M, Wu HC, Kibriya MG, Wang Q, Jasmine F, Ahsan H, Lee PH, Yu MW, Chen CJ, Santella RM: Perfiles de metilación del ADN de todo el genoma en el carcinoma hepatocelular. Hepatologia 2012, 55:1799–1808.

Bork S, Pfister S, Witt H, Horn P, Korn B, Ho A, Wagner W: El patrón de metilación del ADN cambia con el cultivo a largo plazo y el envejecimiento de las células estromales mesenquimales humanas. Célula de envejecimiento 2010, 9:54–63.

Gordon L, Joo JE, Powell JE, Ollikainen M, Novakovic B, Li X, Andronikos R, Cruickshank MN, Conneely KN, Smith AK, Alisch RS, Morley R, Visscher PM, Craig JM, Saffery R: El perfil de metilación del ADN neonatal en gemelos humanos se especifica mediante una interacción compleja entre factores ambientales y genéticos intrauterinos, sujetos a la influencia específica del tejido. Res del genoma 2012, 22:1395–1406.

Kobayashi Y, Absher DM, Gulzar ZG, Young SR, McKenney JK, Peehl DM, Brooks JD, Myers RM, Sherlock G: El perfil de metilación del ADN revela nuevos biomarcadores y funciones importantes para las metiltransferasas de ADN en el cáncer de próstata. Res del genoma 2011, 21:1017–1027.

Liu J, Morgan M, Hutchison K, Calhoun VD: Un estudio de la influencia del sexo en la metilación del genoma. Más uno 2010, 5:e10028.

Song H, Ramus SJ, Tyrer J, Bolton KL, Gentry-Maharaj A, Wozniak E, Anton-Culver H, Chang-Claude J, Cramer DW, DiCioccio R, Dörk T, Goode EL, Goodman MT, Schildkraut JM, Sellers T , Baglietto L, Beckmann MW, Beesley J, Blaakaer J, Carney ME, Chanock S, Chen Z, Cunningham JM, Dicks E, Doherty JA, Dürst M, Ekici AB, Fenstermacher D, Fridley BL, Giles G, et al.: Un estudio de asociación de todo el genoma identifica un nuevo locus de susceptibilidad al cáncer de ovario en 9p22.2. Nat Genet 2009, 41:996–1000.

Liu Y, Aryee MJ, Padyukov L, Fallin MD, Hesselberg E, Runarsson A, Reinius L, Acevedo N, Taub M, Ronninger M, Shchetynsky K, Scheynius A, Kere J, Alfredsson L, Klareskog L, Ekström TJ, Feinberg AP : Los datos de asociación de todo el epigenoma implican a la metilación del ADN como un intermediario del riesgo genético en la artritis reumatoide. Nat Biotech 2013, 31:142–147.

Heyn H, Li N, Ferreira HJ, Moran S, Pisano DG, Gomez A, Diez J, Sanchez-Mut JV, Setien F, Carmona FJ, Puca AA, Sayols S, Pujana MA, Serra-Musach J, Iglesias-Platas I , Formiga F, Fernandez AF, Fraga MF, Heath SC, Valencia A, Gut IG, Wang J, Esteller M: Metilomas de ADN distintos de recién nacidos y centenarios. Proc Natl Acad Sci U S A 2012, 109:10522–10527.

Lam LL, Emberly E, Fraser HB, Neumann SM, Chen E, Miller GE, Kobor MS: Factores subyacentes a la metilación del ADN variable en una cohorte de una comunidad humana. Proc Natl Acad Sci U S A 2012, 109:17253–17260.

Khulan B, Cooper WN, Skinner BM, Bauer J, Owens S, Prentice AM, Belteki G, Constancia M, Dunger D, Affara NA: La suplementación con micronutrientes maternos periconcepcionales se asocia con cambios generalizados relacionados con el género en el epigenoma: un estudio de un recurso único en Gambia. Hum Mol Genet 2012, 21:2086–2101.

Martino D, Maksimovic J, Joo JH, Prescott SL, Saffery R: El perfil a escala del genoma revela un subconjunto de genes regulados por la metilación del ADN que programan fenotipos de células T somáticas en humanos. Genes Immun 2012, 13:388–398.

Heyn H, Moran S, Esteller M: Aberrant DNA methylation profiles in the premature aging disorders Hutchinson-Gilford Progeria and Werner syndrome. Epigenética 2013, 8:28–33.

Ginsberg MR, Rubin RA, Falcone T, Ting AH, Natowicz MR: Brain transcriptional and epigenetic associations with autism. Más uno 2012, 7:e44736.

Martino D, Loke Y, Gordon L, Ollikainen M, Cruickshank M, Saffery R, Craig J: Longitudinal, genome-scale analysis of DNA methylation in twins from birth to 18 months of age reveals rapid epigenetic change in early life and pair-specific effects of discordance. Genome Biol 2013, 14:R42.

Ribel-Madsen R, Fraga MF, Jacobsen S, Bork-Jensen J, Lara E, Calvanese V, Fernandez AF, Friedrichsen M, Vind BF, Højlund K, Beck-Nielsen H, Esteller M, Vaag A, Poulsen P: Genome-wide analysis of DNA methylation differences in muscle and Fat from monozygotic twins discordant for Type 2 diabetes. Más uno 2012, 7:e51302.

Jacobsen SC, Brøns C, Bork-Jensen J, Ribel-Madsen R, Yang B, Lara E, Hall E, Calvanese V, Nilsson E, Jørgensen SW, Mandrup S, Ling C, Fernandez AF, Fraga MF, Poulsen P, Vaag A: Effects of short-term high-fat overfeeding on genome-wide DNA methylation in the skeletal muscle of healthy young men. Diabetologia 2012, 55:3341–3349.

Blair JD, Yuen RKC, Lim BK, McFadden DE, von Dadelszen P, Robinson WP: Widespread DNA hypomethylation at gene enhancer regions in placentas associated with early-onset pre-eclampsia. Mol Hum Reprod 2013, 19:697–708.

Teschendorff A, Jones A, Fiegl H, Sargent A, Zhuang J, Kitchener H, Widschwendter M: Epigenetic variability in cells of normal cytology is associated with the risk of future morphological transformation. Genome Med 2012, 4:24.

Pacheco SE, Houseman EA, Christensen BC, Marsit CJ, Kelsey KT, Sigman M, Boekelheide K: Integrative DNA methylation and gene expression analyses identify DNA packaging and epigenetic regulatory genes associated with low motility sperm. Más uno 2011, 6:e20280.

Krausz C, Sandoval J, Sayols S, Chianese C, Giachini C, Heyn H, Esteller M: Novel insights into DNA methylation features in spermatozoa: stability and peculiarities. Más uno 2012, 7:e44479.

Nazor KL, Altun G, Lynch C, Tran H, Harness JV, Slavin I, Garitaonandia I, Müller FJ, Wang YC, Boscolo FS, Fakunle E, Dumevska B, Lee S, Park HS, Olee T, D’Lima DD, Semechkin R, Parast MM, Galat V, Laslett AL, Schmidt U, Keirstead HS, Loring JF, Laurent LC: Recurrent variations in DNA methylation in human pluripotent stem cells and their differentiated derivatives. Cell stem cell 2012, 10:620–634.

Shao K, Koch C, Gupta MK, Lin Q, Lenz M, Laufs S, Denecke B, Schmidt M, Linke M, Hennies HC, Hescheler J, Zenke M, Zechner U, Šarić T, Wagner W: Induced pluripotent mesenchymal stromal cell clones retain donor-derived differences in DNA methylation profiles. Mol Ther 2013, 21:240–250.

Calvanese V, Fernández AF, Urdinguio RG, Suárez-Alvarez B, Mangas C, Pérez-García V, Bueno C, Montes R, Ramos-Mejía V, Martínez-Camblor P, Ferrero C, Assenov Y, Bock C, Menendez P, Carrera AC, Lopez-Larrea C, Fraga MF: A promoter DNA demethylation landscape of human hematopoietic differentiation. Res de ácidos nucleicos 2012, 40:116–131.

Ramos-Mejía V, Fernandez A, Ayllon V, Real P, Bueno C, Anderson P, Martín F, Fraga M, Menendez P: Maintenance of human embryonic stem cells in mesenchymal stem cell-conditioned media augments hematopoietic specification. Stem Cells Dev 2012, 21:1549–1558.

Reinius LE, Acevedo N, Joerink M, Pershagen G, Dahlén S-E, Greco D, Söderhäll C, Scheynius A, Kere J: Differential DNA methylation in purified human blood cells: implications for cell lineage and studies on disease susceptibility. Más uno 2012, 7:e41361.

Fackler MJ, Umbricht CB, Williams D, Argani P, Cruz LA, Merino VF, Teo WW, Zhang Z, Huang P, Visvananthan K, Marks J, Ethier S, Gray JW, Wolff AC, Cope LM, Sukumar S: Genome-wide methylation analysis identifies genes specific to breast cancer hormone receptor status and risk of recurrence. Cáncer Res 2011, 71:6195–6207.

Dedeurwaerder S, Desmedt C, Calonne E, Singhal SK, Haibe-Kains B, Defrance M, Michiels S, Volkmar M, Deplus R, Luciani J, Lallemand F, Larsimont D, Toussaint J, Haussy S, Rothé F, Rouas G, Metzger O, Majjaj S, Saini K, Putmans P, Hames G, van Baren N, Coulie PG, Piccart M, Sotiriou C, Fuks F: DNA methylation profiling reveals a predominant immune component in breast cancers. EMBO Mol Med 2011, 3:726–741.

Lauss M, Aine M, Sjödahl G, Veerla S, Patschan O, Gudjonsson S, Chebil G, Lövgren K, Fernö M, Månsson W, Liedberg F, Ringnér M, Lindgren D, Höglund M: DNA methylation analyses of urothelial carcinoma reveal distinct epigenetic subtypes and an association between gene copy number and methylation status. Epigenética 2012, 7:858–867.

Langfelder P, Mischel PS, Horvath S: When is hub gene selection better than standard meta-analysis? Más uno 2013, 8:e61505.

Lee TI, Jenner RG, Boyer LA, Guenther MG, Levine SS, Kumar RM, Chevalier B, Johnstone SE, Cole MF, Isono K, Koseki H, Fuchikami T, Abe K, Murray HL, Zucker JP, Yuan B, Bell GW, Herbolsheimer E, Hannett NM, Sun K, Odom DT, Otte AP, Volkert TL, Bartel DP, Melton DA, Gifford DK, Jaenisch R, Young RA: Control of developmental regulators by polycomb in human embryonic stem cells. Celda 2006, 125:301–313.

Miller JA, Cai C, Langfelder P, Geschwind DH, Kurian SM, Salomon DR, Horvath S: Strategies for aggregating gene expression data: the collapseRows R function. BMC Bioinforma 2011, 12:322.

Teschendorff AE, Marabita F, Lechner M, Bartlett T, Tegner J, Gomez-Cabrero D, Beck S: A beta-mixture quantile normalization method for correcting probe design bias in Illumina Infinium 450 k DNA methylation data. Bioinformática 2013, 29:189–196.


Ver el vídeo: HISTORIA DE UNA VIDA DESARROLLO HUMANO EN 10 MINUTOS (Agosto 2022).