Información

¿Tiene que existir la víspera mitocondrial?

¿Tiene que existir la víspera mitocondrial?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Supongamos que tomamos a todos los seres humanos vivos y encontramos el conjunto de sus madres, madres de madres, etc. y luego rastreamos lo más lejos posible. ¿Existe una razón lógica por la que este árbol tiene que converger en una 'víspera mitocondrial'?


Sí; no necesariamente tendría que ser de la misma especie, pero la "Eva mitocondrial" debe existir. La prueba es bastante simple si asume que nadie tiene más de una madre y que algunas madres comparten una madre (y algunas otras suposiciones biológicas razonables como el número finito de descendientes).

Considere todos los linajes maternos vivos en cualquier momento. Esto sería efectivamente una porción de todas las madres, llamémoslo Generación N. A su vez, todas estas madres tienen madres. Podemos llamar a esto Generación N-1. No se incluyen todas las mujeres que tienen hijos en esta generación: N-1 solo contiene madres de la Generación N. La generación N-1 debe ser más pequeña que la generación N, porque ninguna madre tiene más de una madre. En la práctica, es probable que sea mucho más pequeño, ya que cualquier madre que tenga más de una hija que ella misma se convierta en madre reduce el total posible en 1 más. Puede pasar de forma recursiva a través de las generaciones maternas N-2, N-3, etc. de esta manera y encontrará que cada generación sucesiva se hace más pequeña. Eventualmente convergerá en 1 persona, y esa será tu "Eva".

Puede pensar en ello de manera similar en la dirección opuesta y descubrir que a medida que avanza, los linajes maternos existentes pueden desaparecer, pero una vez que un linaje desaparece, no puede volver.

Consulte también el proceso de Galton-Watson.

Muchas "madres" de la misma edad que Eva mitocondrial tienen descendientes hoy (de hecho, es probable que sean antepasados ​​de todos o antepasados ​​de nadie), pero esos linajes no se transmitieron por vía materna. Véase también https://en.wikipedia.org/wiki/Pedigree_collapse


Haplogrupo de ADN mitocondrial humano

En genética humana, un haplogrupo de ADN mitocondrial humano es un haplogrupo definido por diferencias en el ADN mitocondrial humano. Los haplogrupos se utilizan para representar los principales puntos de ramificación del árbol filogenético mitocondrial. Comprender el camino evolutivo del linaje femenino ha ayudado a los genetistas de poblaciones a rastrear la herencia matrilineal de los humanos modernos hasta los orígenes humanos en África y la posterior propagación por todo el mundo.

Los nombres de las letras de los haplogrupos (no solo los haplogrupos de ADN mitocondrial) van de la A a la Z. Como los haplogrupos se nombraron en el orden de su descubrimiento, el orden alfabético no tiene ningún significado en términos de relaciones genéticas reales.

La mujer hipotética en la raíz de todos estos grupos (es decir, solo los haplogrupos de ADN mitocondrial) es el ancestro común matrilineal más reciente (MRCA) de todos los seres humanos que viven actualmente. Comúnmente se la llama Eva mitocondrial.

La velocidad a la que muta el ADN mitocondrial se conoce como reloj molecular mitocondrial. Es un área de investigación en curso con un estudio que informa una mutación cada 8000 años. [2]


Genes viejos

& # 8220Es, hasta ahora, el linaje identificado más antiguo & # 8221, dice Rebecca Cann de la Universidad de Hawaii en Manoa, una genetista que ayudó a desarrollar el trabajo que llevó a la idea de la Eva mitocondrial.

Aunque vivió más de 100.000 años después de la Eva mitocondrial, proporciona la información más cercana hasta ahora sobre la estructura genética del vínculo entre todos los seres humanos vivos. El ADN que lleva es genéticamente & # 8220 más viejo & # 8221 que el nuestro, dice Hayes.

Debido a que el ADN mitocondrial se hereda solo de la madre, los genetistas lo usan para rastrear cuánto ha cambiado a lo largo de los años e identificar ramas en la evolución humana y nuestra propagación por todo el mundo. Fue parte de lo que convenció a los científicos de que los humanos anatómicamente modernos se originaron en África.

A pesar de que el espécimen tiene solo 2330 años, otros linajes humanos que existían en ese momento se habían alejado más de la Eva mitocondrial. Los genomas de los restos en Europa, incluso si cronológicamente son mucho más antiguos, han sido modificados por varios eventos de selección importantes: cuellos de botella genéticos que eliminan enormes cantidades de diversidad genética y crean nuevos linajes.

La edad de los restos sugiere que el pescador vivía en la región que ahora es Sudáfrica antes de cualquiera de las migraciones humanas conocidas de regreso a esa área, en particular antes de la llegada crucial de grupos de pastores del norte, unos 500 años después.

& # 8220Sabemos muy poco sobre los más de 100.000 años de historia dentro del continente, a pesar de ser la cuna de la humanidad & # 8221, dice Wolfgang Haak, paleobiólogo de la Universidad de Adelaide en Australia.

Haak dice que el genoma mitocondrial de este hombre, especialmente si encontramos más como él, ayudará a los científicos a desarrollar un mapa de cómo los primeros humanos modernos se movían por África. Y secuenciar su genoma nuclear, la información genética heredada de ambos padres, y la de otros especímenes antiguos podría dar una imagen más compleja de la forma en que los grupos se mezclan entre sí.

Hayes está particularmente interesado en ver cómo los genomas de los primeros agricultores africanos difieren de los de los cazadores-recolectores. & # 8220 Lo más significativo que cambió la faz del planeta es la conversión de cazador-recolector a agricultor & # 8221, dice. & # 8220 ¿Por dónde empezamos y cómo cambió eso nuestro genoma? & # 8221 Ella dice que este genoma puede proporcionar una referencia con la que se pueden comparar los genomas de los pastores de la región.

Hayes ahora está produciendo un mapa mejor de dónde se movieron los primeros humanos, utilizando genomas que ha secuenciado de personas vivas en África que pertenecen a los primeros linajes humanos. Paso a paso, dice Hayes, se dirige hacia la raíz de la humanidad.

Cómo la enfermedad se coló en los genomas

Hay mucha información oculta en nuestros genomas, si tan sólo pudiéramos descubrir cómo encontrarla. El trabajo de Vanessa Hayes & # 8217 en humanos primitivos (ver la historia principal) puede parecer antropológico, pero en realidad pertenece al campo de la genómica médica. Su deseo de comprender los orígenes de la humanidad se trata principalmente de comprender las enfermedades humanas.

Trabajando en el Instituto Garvan en Sydney, Australia, quiere combinar este trabajo con más secuenciación de genomas antiguos y contemporáneos, para encontrar la base de las enfermedades genéticas y la susceptibilidad a las enfermedades. Para identificarlos, debemos volver al origen, dice.

Los genomas antiguos pueden proporcionar una línea de base para ayudarnos a comprender las enfermedades modernas, dice Hayes. Es difícil buscar la aparición de genes de susceptibilidad a enfermedades solo en los genomas modernos, porque los viajes recientes y la mezcla de diferentes linajes genéticos oscurecen esta información.

& # 8220 El cáncer de próstata es sorprendentemente más común en los afroamericanos [que en los estadounidenses blancos], & # 8221, dice David Thomas, un genetista del cáncer que también trabaja en el Instituto Garvan. & # 8220Y la base genética de eso realmente no está clara. & # 8221

Él dice que al construir un árbol evolutivo detallado, podemos comenzar a encontrar el punto en nuestra historia en el que surgieron tales variaciones.

& # 8220 El muestreo de una rama temprana es una idea de cómo las poblaciones evolucionan y tienen diferente susceptibilidad a las enfermedades en nuestra comunidad, & # 8221, dice Thomas.

Una vida de pescador

La enfermedad de & # 8220surfers & # 8217 & # 8221 de Eve mitocondrial & # 8217s, el pariente conocido más cercano (ver historia principal) sugiere que pasó mucho tiempo en el agua. Esto se suma a la evidencia de la importancia del medio ambiente marino en el éxito del ser humano moderno, dice Rebecca Cann de la Universidad de Hawaii en Manoa.

& # 8220Los arqueólogos han argumentado que la explotación del medio marino fue un logro esencial en el avance incremental de las poblaciones humanas modernas & # 8221, dice. & # 8220 Estos recursos fueron importantes y permitieron una expansión exponencial de la población. Son predecibles, defendibles, nutritivos. & # 8221

& # 8220Si te vas a mudar fuera de un área conocida, sigues una línea de costa o un río y un colón. Siempre puedes regresar y tienes el refrigerador a tus pies, & # 8221 Cann agrega.

Pero Hans-Peter Uerpmann, arqueólogo de la Universidad de Tübingen en Alemania, no cree que esto signifique necesariamente que la pesca fue particularmente importante en nuestra prehistoria.

& # 8220Los humanos son capaces de adaptarse a diferentes nichos y lo hicieron todo el tiempo como resultado de cambios en las condiciones ambientales & # 8221, dice. & # 8220No hay ninguna razón obvia, ni siquiera obligatoria, para creer que los humanos pasaron por una & # 8216 fase acuática & # 8217 durante su evolución & # 8221.

Este artículo apareció impreso bajo el título & # 8220Eve & # 8217s pariente más cercano encontrado & # 8221


No, una & # 8220Eve & # 8221 mitocondrial no es la primera hembra en una especie

Recientemente, los investigadores causaron sensación con el anuncio de que habían encontrado a la madre de todos los cachalotes: es decir, la hembra de la que descienden todos los cachalotes modernos. "Los cachalotes tienen una & # 8216Eve & # 8217 & # 8221 publicaron los titulares de las noticias, & # 160 capitalizando la idea bíblica de la & # 8220primera mujer & # 8221 & # 160La idea de una mitocondrial" Eva & # 8221 no son nuevos investigadores a menudo lo usan para referirse al primer ancestro genético femenino de una especie. El problema es que la mayoría de las personas malinterpretan exactamente lo que significa el término, pensando que significa la primera hembra de una especie.

Contenido relacionado

De hecho, el cachalote & # 8220Eve & # 8221 surgió mucho más tarde que el primer cachalote. Al examinar 1.600 cachalotes en todo el mundo, los investigadores supusieron que esta magnífica matriarca surgió en algún momento entre 10.000 y 80.000 años atrás. Mientras tanto, el registro fósil de los cachalotes los sitúa en millones de años.

& # 8220 Nosotros & # 8217 no estamos diciendo que solo había una hembra nadando alrededor del océano en ese momento y de repente todos estos cachalotes surgieron de ella, & # 8221 Alana Alexander, investigadora postdoctoral en el Instituto de Biodiversidad de la Universidad de Kansas y líder autor del estudio, le dice a Smithsonian.com. En cambio, esta llamada Eve & # 160 "fue una de muchas mujeres, pero resultó ser la única que transmitió el ADN mitocondrial de una manera ininterrumpida de mujer a mujer. & # 8221

Para aquellos que son nuevos en el debate: una & # 8220 mitocondrial Eva & # 8221 se refiere al ADN mitocondrial, el código genético único que se transmite de mujer a mujer. El ADN mitocondrial, que es responsable del metabolismo energético, está acordonado del resto de nuestro ADN, asentado por sí solo en su propio contenedor. Los investigadores creen que en algún momento temprano de nuestra evolución, el organismo unicelular que es nuestro antepasado más antiguo engulló a otra bacteria y, finalmente, los dos desarrollaron lentamente una relación simbiótica que continúa hasta el día de hoy. Esa bacteria se convirtió en la primera mitocondria.

Si desea volver a la Eva biológica real, tendría que buscar al antepasado de nuestras mitocondrias, dice Roger Bull, asistente de investigación senior en el laboratorio de biodiversidad molecular del Museo Canadiense de la Naturaleza. & # 8220Si alguna vez hubo un organismo que debería considerarse la Eva mitocondrial, es esa pequeña y sencilla célula que envolvió a una célula más pequeña para formar un equipo biológico inmejorable: el antepasado de los dinosaurios, los árboles, las mariposas, (incluso) Donald Trump, & # 8221 Bull dice en un correo electrónico.

En casi todos los organismos multicelulares, el ADN mitocondrial se transmite por la línea matrilineal de generación en generación. Este hecho es extremadamente útil para los investigadores, que pueden usar estos biomarcadores de ADN para rastrear la historia matrilineal de una especie. También es genial para ti, si eres una dama: significa que las mitocondrias en cada célula de tu cuerpo se pueden rastrear hasta tu tatara-tatara-tatara-tátara-tu-abuela. Por desgracia, aunque las madres también transmiten su ADN mitocondrial a los hombres, esos hijos no pueden transmitir este ADN a sus propios hijos.

En la década de 1980, cuando el concepto de una Eva mitocondrial comenzó a proliferar en los medios populares, instantáneamente causó cierto tirón de pelo entre los investigadores. & # 8220El uso del término fue una mala interpretación, dado que la investigación fue sobre el ancestro mitocondrial común más reciente de todos los seres humanos vivos & # 8230 no sobre la primera mujer humana & # 8221, dice Bull.

Lo obtuviste de tu mamá: Mitocondrias en un pulmón de mamífero (Wikimedia Commons)

En realidad, una Eva mitocondrial no es la primera hembra de una especie, sino simplemente la más reciente hembra históricamente de la cual todos los animales vivos de una especie pueden rastrear su ascendencia. Piense en ella como la cima de una pirámide genealógica, en la que se encuentran todos los antepasados ​​de una especie. Si bien todos los de abajo descienden de ella, eso no significa que no haya otra mujer por encima de ella, o que vivió al mismo tiempo que ella. Quizás algunos de sus contemporáneos no tuvieron hijos sobrevivientes. O solo tenían hijos, que no habrían transmitido su ADN mitocondrial.

& # 8220En cualquier generación habrá algunos individuos que no dejarán progenie & # 8221 Marek Kimmel, profesor de genética estadística y evolución molecular en la Universidad de Rice, le dice a Smithsonian.com. & # 8220Sus genes serán eliminados. & # 8221 Agregó que el número de individuos que transmiten sus genes a generaciones posteriores se está reduciendo todo el tiempo, lo que significa que Eva mitocondrial no es un individuo fijo con el tiempo, pero podría volverse más reciente como linajes. morir. & # 160

& # 8220Si profundizas lo suficiente en el pasado, siempre encuentras un ancestro común de todos, & # 8221, dice Kimmel, quien publicó un estudio en 2010 que ubica la Eva mitocondrial de los humanos alrededor de hace 100.000 a 250.000 años (un 2013 estudio estimó la edad como un poco más reciente).

Entonces, ¿cómo se hizo cargo genéticamente esta madre ballena de esperma particularmente exitosa? Por lo general, las hembras de los cachalotes son más sedentarias y tienden a adherirse a partes más pequeñas del océano que los machos, dice Alexander. Esto podría significar que esta Eva era una especie de vagabundo que viajaba de océano en océano dejando a su progenie, esencialmente el Genghis Khan de las madres de cachalotes.

O su adquisición genética podría haber sido solo el resultado de una lenta expansión de su progenie durante muchas generaciones. & # 8220 Sabemos que debe haber tenido éxito en dejar descendencia femenina, & # 8221 dice Alexander. & # 8220 Mi sospecha es que si Eva era similar a sus descendientes en ecología, entonces ella no deambulaba por todos los océanos, pero debido a que tanto ella como sus hijas tuvieron éxito, eventualmente se expandieron fuera del océano en el que originalmente se basaron. . & # 8221

Los cachalotes y los humanos no son los únicos organismos para los que los investigadores han encontrado una Eva mitocondrial. Inger Winkelmann, investigadora de genética evolutiva en el Museo de Historia Natural de Dinamarca, y sus coautores también han estimado una fecha aproximada para la edad del cachalote y su notoria némesis: el calamar gigante. Es más difícil establecer una edad para los calamares, ya que sus tejidos blandos deshuesados ​​no se fosilizan bien, dice Winkelmann, pero ella y sus coautores utilizaron la tasa de mutación de los caracoles, una especie relativamente cercana, para poner la fecha de la Eva del calamar mitocondrial. hace unos 35.000 años.

Los investigadores a menudo se concentran en el ADN mitocondrial porque hay mucho en las células, sobrevive bien en muestras de tejidos viejos y sobresale como un pulgar adolorido. Pero, en teoría, se puede rastrear cualquier parte del ADN. Por ejemplo, en los mamíferos, el cromosoma Y solo se encuentra en los machos, y partes de él también se podrían rastrear hasta un solo antepasado. Eso significa que, en el tipo de lenguaje evolutivo del que estamos hablando, existe & # 8217 un equivalente masculino: el & # 8220Y-cromosómico Adán & # 8221.

Lo que sería fascinante, dice Alexander, sería si tuvieras una situación en la que pudieras rastrear este Adán del cromosoma Y hasta un momento similar al de la Eva mitocondrial, ya que esto sugeriría una expansión poblacional rápida o repentina, del tipo que ocurre cuando un la especie se traslada a un nuevo territorio. En el caso de los calamares y los cachalotes, también podría indicar la razón de una expansión de la población entre la progenie de la Eva mitocondrial. Podría haber algún tipo de cuello de botella paralelo, como un gran cambio ambiental, que condujera a un patrón similar de baja diversidad mitocondrial.

Pero Alexander es cauteloso a la hora de señalar un posible vínculo. & # 8220Es & # 8217 es una historia muy sexy, pero también me siento obligada a señalar que los calamares gigantes son solo una de las muchas especies que comen los cachalotes ", dice. Eso es una lástima & # 160; habría sido una ballena. de un cuento.


Evolución 101

Es posible que haya escuchado, en algún momento, sobre la "Eva mitocondrial". Este título se refiere al ancestro femenino común más reciente de todos los humanos que existen actualmente. Es decir, una mujer que vivió en el pasado de la que todos los humanos modernos son descendientes. Algunos de ustedes se estarán preguntando: ¿existió realmente una mujer así? Y la respuesta es sí, pero ella no era en quien la mayoría de la gente piensa cuando piensa en alguien llamado "Eva". La Eva mitocondrial era alguien bastante diferente.

Antes de buscarla, repasemos primero la palabra "mitocondrial". Una "mitocondria" es una parte importante de todas las células animales y vegetales que existen. Puede pensar en una celda como una máquina grande con varios sistemas diferentes dentro de ella que contribuyen de manera interconectada a la función general de la celda, de la misma manera que un automóvil es una máquina grande con varios sistemas diferentes. que todos funcionan básicamente juntos para hacer que el auto funcione. También puede pensar en su cuerpo: está compuesto por una serie de subsistemas, que contribuyen con diferentes funciones al rendimiento general del cuerpo. Cada sistema está compuesto por una estructura separada, llamada órgano, que alberga esa función en particular. De la misma manera, los subsistemas separados de una célula también están hechos de estructuras individuales, y los biólogos los llaman orgánulos, porque son como órganos, excepto que son, para usar una frase técnica, muy, muy pequeños.

Uno de estos orgánulos es la mitocondria. La mitocondria es una estructura pequeña de forma ovalada que proporciona a la célula la energía que necesita para llevar a cabo todas sus demás funciones. Es posible que recuerde desde hace mucho tiempo en la clase de biología de la escuela secundaria, la fórmula básica para la generación de energía. El azúcar, o glucosa, más oxígeno se convierte en dióxido de carbono, agua y energía. Parece bastante básico, claro, pero hay muchos detalles que se pasan por alto en la palabra "se convierte". Tampoco lo voy a hacer mucho mejor. Realmente no tengo tiempo para una descripción general del ciclo de Krebs, pero quiero señalar que la parte de "convertirse" tiene lugar (principalmente) en la mitocondria. La mitocondria contiene muchas proteínas realmente geniales que juegan una especie de juego de capa química con los electrones que se encuentran en los enlaces de carbono del azúcar, y el resultado final es la formación de una molécula llamada "trifosfato de adenosina", o simplemente, " ATP ". Esta molécula es la moneda de energía básica para todos los procesos químicos importantes que tienen lugar en la célula; si está sucediendo algo emocionante, está utilizando ATP.

Entonces, la mitocondria es una parte absolutamente esencial de la célula; parece casi imposible que las plantas o los animales pudieran haber evolucionado sin ellas. Y la historia de cómo los obtuvimos es un poco interesante aparte, pero también es relevante para el tema de la Eva mitocondrial, lo prometo. Las mitocondrias realmente no parecen pertenecer a las células; avanzan lentamente, son prácticamente autosuficientes, en realidad solo dependen del resto de la célula para suministrarle azúcar y oxígeno y eliminar los productos de desecho. De hecho, casi parece una especie de parásito. Pero no es realmente un parásito: los parásitos no devuelven nada a su anfitrión. Las mitocondrias se parecen más a un simbionte, es decir, están en una relación simbiótica con la célula que las rodea en la que proporcionan las cosas que la célula necesita (ATP) y la célula proporciona las cosas que la mitocondria necesita (azúcar y oxígeno). Pero si las mitocondrias en sus células son parte de una relación simbiótica, ¿cuándo comenzó esa relación? Muy probablemente, hace mucho, mucho tiempo. Probablemente antes incluso de que existieran organismos multicelulares. Las mitocondrias en realidad se parecen a las bacterias de varias maneras, y es probable que en algún momento de nuestra historia evolutiva, una especie de bacteria que era muy buena para convertir carbono orgánico en un tipo de moneda de energía más simple fuera engullida por una célula más grande, que quizás era bastante bueno para recolectar carbono orgánico, pero no tan bueno para descomponerlo. Dado que este emparejamiento fue de beneficio selectivo para ambas especies, continuaron asociándose, y dado que la presión selectiva para que las bacterias funcionen fuera de la célula más grande se redujo, perdió esa capacidad y se atascó. No es que le importara, por supuesto, todo lo que le importaba hacer era convertir energía y replicar.

Una fuerte evidencia de este escenario es el ADN mitocondrial. Así es, las mitocondrias tienen su propio ADN, completamente separado de lo que normalmente consideramos el centro del ADN en la célula: el núcleo. El ADN mitocondrial contiene la mayoría de los genes que las mitocondrias necesitan para producir sus proteínas y replicarse (algunos han migrado al genoma nuclear, en realidad), y se replica completamente por separado del resto del genoma. El ADN mitocondrial incluso usa un código genético ligeramente diferente del ADN nuclear; recordará del cebador de biología molecular que el ADN se lee en segmentos de tres nucleótidos llamados "codones", cada uno de los cuales corresponde a un aminoácido para la síntesis de proteínas . En las mitocondrias, un codón de ADN que correspondería a algún aminoácido particular en el genoma nuclear correspondería en cambio a un aminoácido completamente diferente.

Entonces, ¿qué tienen que ver las mitocondrias, por fascinantes que sean, con nuestras madres y las madres de nuestras madres, desde la madre común más reciente? Bueno, eso tiene que ver con dos aspectos importantes de la biología. Una, como ya he mencionado, es que el ADN mitocondrial se replica solo en las mitocondrias y no interactúa con el resto del genoma. Esto significa que las mutaciones no solo ocurren por separado, sino que tampoco se cubrirán mediante la recombinación con el ADN genómico. La otra cosa es que las reproducciones sexuales involucran dos gametos o células sexuales. Uno, la hembra, es muy grande. La otra, la célula masculina, es muy, muy pequeña. Tan pequeño, de hecho, que realmente no aporta nada a la próxima generación más que su ADN. ¿Entonces que significa eso? Así es, las mitocondrias solo están presentes y se transmiten en el gameto femenino, lo que significa que cada mitocondria en su cuerpo en este momento se comparte solo con su madre, y no con su padre.

Ahora, esto presenta una oportunidad muy interesante. Su ADN genómico se compone igualmente de ADN de su madre y su padre, por lo que no siempre es tan fácil averiguar la ascendencia genética, especialmente si se remonta a muchas generaciones. Sin embargo, si usa ADN mitocondrial, tiene garantizada una fuente de ADN que solo se transmite de madre a hijo, y eso no se complica con la recombinación con el ADN genómico. Ahora viene la parte divertida. La idea de una "Eva", o un ancestro femenino común más reciente, no es realmente tan difícil de comprender, ni depende de la genética. Es solo sentido común. Piénselo: los árboles genealógicos tienden a ensancharse cada vez más a medida que avanzan a lo largo de las generaciones, por lo que es lógico pensar que también se volverán más y más estrechos a medida que retrocede en el tiempo. Si retrocede suficientes generaciones, eventualmente todos los seres humanos que viven hoy tendrán el mismo nombre femenino en su árbol genealógico. Eso es solo una deducción lógica. Lo mismo ocurre con todos los organismos, no solo con los humanos: hay un oso "Eva", un gorrión "Eva" y un oso hormiguero "Eva".

El truco, entonces, es echar un vistazo al ADN mitocondrial de una amplia muestra de humanos, y luego de calcular la tasa de mutación, trabajar hacia atrás hasta averiguar cuándo habría vivido el ancestro femenino más reciente. Y para evitarle la molestia de repasar los cálculos, le daré lo que se ha descubierto: la Eva mitocondrial vivió hace unos 150.000 años. Eso es bastante más antiguo de lo que la mayoría de la gente asocia con el nombre "Eva", pero esa no es la única diferencia. La Eva mitocondrial no era la única mujer humana viva en ese momento; si lo hubiera sido, es probable que los humanos se hubieran extinguido poco después. En realidad, la Eva mitocondrial era una de las muchas mujeres vivas en ese momento, y lo único que la hace distintiva es el hecho de que hay una cadena ininterrumpida de descendientes femeninas que van de ella a todos y cada uno de ustedes que escuchan este podcast. hoy dia. Otras mujeres que vivían al mismo tiempo pueden haber tenido solo hijos varones, lo que significa que sus mitocondrias no se habrían transmitido, aunque sí su ADN genómico. Otras mujeres hubieran tenido hijas, pero sus hijas podrían haber tenido solo hijos varones, con el mismo resultado en el flujo de ADN mitocondrial. Durante muchos años, de hecho, el honor de la Eva mitocondrial habría cambiado de una mujer a otra, ya que los diferentes linajes se extinguieron o sólo produjeron varones.

Hablando de hombres, los hombres tenemos algo que ofrecer al estudio de la herencia específica de género: nuestros cromosomas Y. Dado que los cromosomas Y solo se heredan de padres a hijos, y dado que el cromosoma Y no viaja en pares, también es una excelente fuente de información para la herencia paterna en la historia humana: un marcador del cromosoma Y Adam. Curiosamente, los datos hasta ahora parecen indicar que el macho que habría sido el cromosoma Y de Adán habría vivido muchos años después de la Eva mitocondrial, por lo que prácticamente no había posibilidad de que hubieran vivido en el mismo tiempo, y mucho menos conocido. mutuamente. Y con eso, muere la última de las comparaciones con los míticos Eves y Adams.

Entonces, para repasar, el concepto de la "Eva mitocondrial" se refiere a la mujer en la historia humana cuyas mitocondrias han sido heredadas por todos los seres humanos que viven hoy. Esto se debe al hecho de que las mitocondrias permanecen algo separadas del resto de la célula y llevan su propio ADN por separado del genoma nuclear. La comparación de mutaciones en el ADN mitocondrial de los humanos modernos indica que la Eva mitocondrial vivió hace unos 150.000 años, aunque su homólogo genético masculino, el cromosoma Y, Adam, vivió mucho más tarde.

publicado por Zachary Moore a las 12:47 p.m.

41 Comentarios:

Todo lo que dices puede tener algo de verdad, aunque los hallazgos científicos me interesan, tengo la edad suficiente para saber que siempre están cambiando y gran parte de ella es teoría.

Entonces, para encontrar la verdad, me apego a las Escrituras que no fueron escritas por hombres mortales.

Al contrario de muchos fundamentalistas, las escrituras enseñan un pasado sin fecha. En algún momento, Dios creó un planeta al que llamó Edén, y puso a cargo, no a un ángel, sino a un personaje siguiente en rango a la Deidad Trina. Debido a su comercialismo y orgullo y violencia, este personaje fue destronado.

Siguió una edad de hielo y oscuridad, no se nos dice su duración.

Entonces el Espíritu Santo se cernió y trajo calor y luz y renovó la tierra y los animales. Él creó o recreó peces y un macho y una hembra (¡no Eva! No una mujer, una hembra).

No se nos dice qué le pasó a esa mujer, solo que al hombre le dieron una segunda esposa, una mujer. Se diferenciaba en el hecho de que no era un ser creado, sino uno hecho de material existente de un hombre, una costilla.

Dado que una célula de nuestro cuerpo contiene los planes y el poder de ejecución de todo nuestro cuerpo, a menudo me pregunto por qué Dios usó una costilla entera, probablemente porque le gusta hacer las cosas simples de entender para nosotros y, para muchos, la palabra "costilla". es más comprensible que la palabra "celda".

Como sé que se necesitó un diseñador para colocar 75 millas de plomería en el Empire State Building, puedo creer fácilmente que fue necesario un diseñador para colocar 100,000 millas de vasos sanguíneos en mi cuerpo.

Mi padre, el reverendo George A. Parsons dijo: "No se necesita mucha inteligencia para mirar un cadáver y saber que algo lo ha dejado".

La vida en esta tierra, Zachary, es corta. Soy lo suficientemente mayor para saber eso.

Dios dice que ha puesto lo suficiente de sí mismo en la naturaleza para que el hombre no tenga excusa. También dice: "El que quiera, que venga".

Jesucristo te ofrece Vida Eterna, acepta la oferta, Zachary, acepta la oferta.


Eva mitocondrial y cromosoma Y Adam

En el último post de esta serie, habíamos llegado, por fin, a los orígenes de nuestra propia especie,Homo sapiens. Basándonos en los restos más antiguos conocidos en el registro fósil, sabemos que los humanos anatómicamente modernos estuvieron presentes en África hace unos 200.000 años. Desde este punto de partida, nuestra especie estaba preparada para expandir su área de distribución a Asia y Europa, comenzando alrededor de 100 KYA (es decir, hace 100 KYA, una abreviatura de hace 100.000 años), y en una medida significativa desde aproximadamente 50 KYA. Al hacerlo, seguiríamos, y luego encontraríamos, otros Homo especies que habían dejado África antes que nosotros. Dichos grupos incluyen a los neandertales y denisovanos, así como a Homo erectus, que, como hemos visto, también salió de África y se distribuyó ampliamente en Asia, incluidas las poblaciones de Indonesia que formarían la base de los descubrimientos fundamentales de Eugene Dubois. Los neandertales y los denisovanos comparten una población ancestral común de aproximadamente 400 KYA, aunque aún no está claro si su población ancestral común abandonó África o si sus linajes se separaron en África y ambos grupos emigraron de forma independiente. Como para Homo erectus, los restos fósiles establecen que se distribuyó ampliamente en Asia desde hace 1,8 millones de años.

Relaciones homínidas y tiempos de divergencia aproximados para linajes que condujeron a los neandertales, denisovanos y humanos modernos.

Es alrededor de este tiempo cuando llegamos a un punto en la evolución humana que muchos evangélicos tienen al menos Escuchó sobre - el último ancestro femenino común de todos los humanos modernos, conocido popularmente como "Eva mitocondrial", y el equivalente masculino - nuestro último ancestro masculino común, conocido popularmente como "Adán del cromosoma Y".

Eva mitocondrial y Adán del cromosoma Y: ancestros comunes, pero no único antepasados

Espera un segundo, dices, ¿no es fuerte la evidencia de que los humanos modernos descienden de una población que nunca ha contado con menos de aproximadamente 10,000 individuos (y como tal, es un tema de consideración teológica significativa)? ¿Cómo es posible, entonces, que todos los humanos puedan compartir una sola mujer y un solo hombre como comúnancestros? La respuesta corta es que todos los humanos comparten un solo hombre y una sola mujer como antepasados ​​comunes, pero que estos antepasados ​​no son nuestros único, o antepasados ​​únicos. Más bien, ambos provienen de esa población de aproximadamente 10,000 personas, la evidencia para la cual (y las preguntas teológicas que plantea) discutiremos en próximas publicaciones.

Comprender cómo los humanos pueden tener antepasados ​​maternos y paternos únicos dentro de una población genéticamente diversa requiere que hagamos una breve excursión a la genética, y específicamente a cómo se heredan ciertas formas de ADN. As we have discussed previously, our mitochondria have their own small chromosome as a remnant of their time as free-living bacteria. In humans, mitochondria are passed down only from mother to child: sperm do not donate mitochondria to the fertilized egg. As a result, mitochondrial DNA is inherited through the maternal lineage only, in contrast to regular chromosomal DNA, which is inherited through both maternal and paternal lineages. The maternal-specific pattern of inheritance for mitochondrial DNA lends itself to certain mitochondrial variants “taking over” a population, which we can illustrate using a large family tree, or pedigree. (A note about pedigree symbols: circles represent females squares represent males a horizontal bar connecting them represents a mating and a vertical bar from a mating is connected to the offspring of that mating.)

In the pedigree below, we see a large extended family that shows the inheritance of three mitochondrial variants (labeled with different colors). In order to keep the pedigree compact enough to show, the dashed lines indicate matings that connect to one another by wrapping around from one side to the other. As we can see, the red “Mito 3” variant has taken over, or “swept” this population. All individuals in the most recent generations of this family share the woman at the top right as a common ancestor for their mitochondria:

Using the same pedigree, let’s now trace some hypothetical Y-chromosome variants. Y chromosomes, obviously, are passed only from father to son, giving a paternal-specific pattern of inheritance. This pattern, like the maternal-specific pattern for mitochondrial inheritance, can also lead to certain variants easily sweeping a population. Let’s suppose that this same family also has three Y-chromosome variants in the oldest generations:

In this case, the “Y chromosome 1” variant sweeps the population, and everyone in the most recent generations has the man highlighted in yellow as their most recent, common male ancestor.

Now that we have identified a common female and male ancestor of the most recent generations in this pedigree, we can illustrate that they are not their único antepasados. Both the mitochondrial “eve” and Y-chromosome “adam” of this family come from a larger population – and we can easily show this by looking at variation present on regular chromosomal DNA – the kind passed down through both maternal and paternal lineages.

Let’s return to the exact same pedigree, but now illustrate variation on regular chromosomal DNA with different colors. It is now much harder for this variation to sweep a population in short order, because this variation can be passed on by both males and females:

In contrast to the patterns for mitochondrial and Y-chromosome DNA, we see a diversity of regular chromosomal DNA variation transmitted from the oldest generations down to the most recent ones. For example, consider the middle couple in the first generation. While their mitochondrial and Y-chromosome variation has been lost from this population, the regular chromosomal variation of the male (represented as the blue line) has come down to the present day without trouble. As such, we have a “record” of his ancestry in the population, even after his Y-chromosome variation was lost. Similarly, consider the female in the left couple in the first generation. Though her mitochondrial variation was lost, her regular chromosomal variation (represented as the red line) has been passed down. The total amount of genetic variation on regular chromosomes thus is a tool for determining how many ancestors this population has.

It is this variation in regular chromosomal DNA that indicates that this population has not undergone a drastic reduction in population size in the recent past – and that, even though we can point to recent common ancestors for mitochondrial DNA and Y chromosomes, these common ancestors came from a genetically diverse population. So too with our own lineage – we too have a common maternal ancestor of our mitochondrial DNA (“mitochondrial Eve”), as well as a common paternal ancestor for Y-chromosome DNA (“Y-chromosome Adam”). The diversity of our regular chromosomal DNA, however, shows us that these individuals were part of a large, genetically-diverse population. As in the example we’ve worked with, we know this because of the diversity of regular chromosomal DNA we see in modern human populations.

So, why the excitement over these two individuals? In many ways it’s overblown. These individuals are notable solely for being the last common ancestors of only one small part of our genomes (mitochondrial and Y-chromosome DNA, respectively). While an interesting fact, they were not noticeably different from others in their respective populations. If scientists had not labeled them with names alluding to the biblical narrative, they would likely be little-known among Christians.

Locating Mitochondrial Eve and Y-chromosome Adam in time

Current estimates place mitochondrial Eve just after the dawn of Homo sapiens as recorded in the fossil record, at about 180 KYA. This places her within our species. Until recently, Y-chromosome Adam was dated later, at about 50 KYA, the time of significant human migration out of Africa. Recently, however, a rare Y-chromosome variant has been found in modern humans that pushes back the last common ancestor of all human Y-chromosome DNA to approximately 210 KYA – which, interestingly enough, is right at the cusp of our own species as recorded in the fossil record. Since our species arose as a continuous population that gradually diverged from other hominins, there is no reason to expect that all of our DNA variation will come back to a common ancestor (or juntarse, to use the technical term) within our species. Indeed, some of our regular chromosomal variation does not coalesce within our species or even as far back as our common ancestral population with chimpanzees. As we have discussed before, “species” is a term of convenience that biologists use to attempt to draw a line on what is in fact a gradient of gradual change – and biologically, our species is no exception.

In the next post in this series, we will further explore the fuzzy boundaries of our own species as we travel with some of our ancestors out of Africa – and encounter other hominin species in the process.


Can some explain mitochondrial eve?

How was she the only one to reproduce when even on the Wikipedia page it says that her mother had to reproduce also. So then would that make her the mitochondrial eve? And then her mother. until you get back to the very first woman?

She wasn't "the only one to reproduce". Lots of people reproduced. "Having reproduced" has nothing to do with it, really. There are two things that define her:

The first thing makes her different is that everyone alive today is her matrilineal descendant. That is, she is your mother's mother's mother's mother's (. ) mother's mother, with not even a single "father" anywhere in that whole big long list. And not just of you, but of me, and of everybody.

The second thing that makes her different is that she's the most recent person for whom "the first thing" is true. That is, as you point out, her mother also is our "mother's mother's mother's (. )". But her mother is less recent than she is.

Oh. so she is a living person?

So we have our normal DNA that everyone knows about right? Meiosis, sex, genetics, all that good stuff. From parents to offspring, the genetics change. My DNA is different from my Dad's. We'll call this DNA 'nuclear DNA.'

There exists an organelle in your cells called the Mitochondria. It essentially produces almost all of the energy required by your cells. Mitochondria has it's own DNA (there are theories that Mitochondria used to be free living organisms that formed a symbiotic relationship with bacteria. See: Endosymbiotic Theory). Unlike nuclear DNA, mitochondrial DNA does NOT change between offspring to parent. In this case, the mitochondria is solely inherited from the mother (like Y-chromosomes are only from the father. See: Y-chromosome Adam).

There are of course mutations of the mitochondria, but excluding those, many women have identical Mitochondrial DNA. By sourcing this back to one anatomically modern woman, we named her Mitochondrial Eve.

Now here is where misconceptions start.

There is more than one Mitochondrial Eve. There's many lineages of anatomically modern women that exist, they're collectively known as Mitochondrial Eve also.

There is another misconception that I'll try to explain. 'Mitochondrial Eve' is a fixed definition the first anatomically modern woman in a lineage that has at least two daughters. The definition can't be changed, but the physical Eve can be. This is a little more abstract, but you have to approach as if Mitochondrial Eve is a title rather than a physical human.


Eva mitocondrial

Can someone explain this to me? Obviously other humans were around back then but based on this, it seems like all other lines of other women died out.

Now, to me, it means that other lines of males survived - Mitochondrial Adams - but why only one Eve?

This isn't meant to say "Oh and this means Adam/Eve happened" but it makes me wonder why we don't have incest-level genetic mutations if it can all be traced to one woman - what am I missing? Is it just part of us is all tied to one woman - which makes some sense - as opposed to fully tied to it?

Does anyone have an explanation? I'm not familiar with genetics enough to make an argument of why this doesn't prove Eve existed. My reasoning of many Adams makes more sense but not Eve.

Edit: thanks to everyone who replied. This type of thing isn't my strong suit - I appreciate the replies that explained it to me!

Mitochondrial DNA is handed down from the Mother, to the offspring, without influence from the father of the offspring. This means, all of the humans alive and dead, today, share a common genetic expression, as our 'Mitochondrial Eve'.

Edit: It's just the name of the female organism we all share a common 'half-double-helix' with. This is no way, offers legitimacy to the biblical references.

Right I get that it's not tied to the Bible but does this mean all humans come from one woman?

I guess here's my question: we know that having multiple generations of incest relations creates large genetic problems. So why isn't this the case with all people?

Right, My understanding is that it's a sort of theoretical initial mutation.

That's a doubt that I have: isn't it about a single individual?

I agree with this but it would still say one female ancestor. You could have male ones but still one female - whose line survived anyway.

They just use this "Eve" thing because it's a popular myth. And it doesn't suggest that this "Eve" was, like, the first female of a species or anything: it's just the most recent common ancestor of our species.

The only connection with the tale from the Bible is a simple popular reference. It's a little bit similar to that "God's particle" thing to refer to the Higgs boson, only that nobody in the scientific community likes this expression, specially because it appeared by mistake and lead to misconceptions.

The real reason why it doesn't prove that Eve existed is the fact that Eve is just a myth, a character on an ancient tale, and people that claim that this would be a proof aren't acting rationally and are just distorting things to make their views seem plausible (in other words: lying and/or being stupid), or maybe they are just innocent and are following what others said with no ill intentions. But if you engage in such debate and want to make an approach that would be more suitable for their humor, then you may say that:

she was a homo sapiens, wasn't a specimen of "the first species ever": there were all the previous species of the evolutionary process

she was a homo sapiens, and when she lived there were other homo sapiens, and also other human sub-species (that weren't homo sapiens) that "didn't make it" to modern times

she wasn't "the first female homo sapiens": there were homo sapiens before her

she wasn't the only female homo sapiens at her time, and other female specimens breed, and their offspring didn't die or failed to reproduce (apart from those individuals who didn't, of course)

the analogue "Y-chromosomal Adam" didn't live nearby or even at the same time than the Mitochondrial Eve (not necessarily): they weren't a couple.

But this arguments are only valid in a context where the participants are prone to accept the evolutionary model and to use reason: they may instead argue that "genetics proved" that there was an Eve and an Adam that were humans like us and that they lived at the same time and place and made a couple ( can't can you prove that they didn't live at the same time and place?), and therefore it's a scientific evidence that the book of Genesis was right. You know, it's like if I send you a link to a video in Youtube that would prove that the Internet, with all it's websites and services, doesn't exist.

I'm a layman, so wait for the real experts to add and correct the stuff I wrote.


Mitochondrial Dna – the Real Eve

In the documentary, I met the Real Eve – the one prehistoric woman who is believed to be the mother of us all, who lives in Africa more than 150,000 years ago, and whose mitochondrial DNA is being passed down from generation to generation, supplying the “chemical energy” to us, humankind. From the documentary, I got to know her better as the Mitochondrial Eve – the most recent common ancestor of all of us humans in the matrilineal (mother to daughter) line of descent.

In other words, the Real Eve is the woman from whom all of us living humans today descend, on our mother’s side, and through the mothers of our mothers, and so on, back until all female lineages converge. Important genetic markers, along with reasonable archaeological and anthropological evidences that support the Out of Africa Theory, point toward the Real Eve playing a thought-provoking role in human origin and evolution.

Hypothesis that modern humans have a single origin was first proposed by Charles Darwin’s Descent of Man, and was verified by a study of present-day mitochondrial DNA.

Within nearly all human cells there are tiny structures called mitochondria, which generate the energy in our bodies. They contain their own separate DNA, called mitochondrial DNA, which is commonly used to trace ancestry being a part of the genome not shuffled about by the evolutionary mechanisms that generate diversity with each generation.

Instead, mitochondrial DNA is passed down intact, from mothers to daughters, along the maternal line, or matrilineally. In the documentary we may assume that the Real Eve is interchangeably referred to as the Mitochondrial Eve because she owns the only strain of mitochondrial DNA to survive and be inherited by us humans. By having the knowledge of mitochondrial DNA capable of tracing ancestry from daughter to mother for 7,000 generations, we can clearly confirm our origins back to the one African woman, Eve.

In addition, physical anthropological study of archaeological specimens, which is presented in the documentary, provides relevant information about early humans and their nomadic movements – how they divide up and move to a different location, coming from Africa – as well as their tales of struggle – how they compete within and adapt to new environments in order to thrive and survive. Recovered numerous fossils of ancient small-brained hominids in several areas of Africa, and observed rend in cranial expansion and elaboration of stone tool technologies attest to dramatic re-creations and evolutionary changes and adaptations of modern humans in their epic struggle to stay alive. These re-creations and evolutionary changes and adaptations in return, caused human variations and differences – physical, psychological and cultural. Distribution of genetic variations, therefore, can more or less be concluded to be attributed to genetic drift resulting from a bottleneck effect, and/or be heavily influenced by natural selection with factors such as migration and isolation within and among continents.

From the documentary, I learned that in science, there exist biblical analogies of Adam and Eve that are used to describe the most recent common ancestors via mitochondrial DNA and the Y-chromosome. When in science there is the Mitochondrial Eve, in the Bible there is the Biblical Eve, both of who is believed to be the mother of all humans. However, the Mitochondrial Eve from Africa is not the Biblical Eve from the Garden of Eden. Instead, the Mitochondrial Eve is the Real Eve, and what she has told us, is the “answer to our eternal questions of who we are and where we came from. "


Were They Real? The Scientific Case for Adam and Eve

Did Adam and Eve really exist? Did all humanity originate from a single pair? These questions are not peripheral topics for an academic debate they are central to the Christian faith.

Toward this end, recent advances in molecular genetics are quite provocative. As Hugh Ross and I discuss in Who Was Adam?, numerous studies indicate that humanity originated: (1) recently (around 100,000 years ago, plus or minus 20,000 years or so) (2) at a single location (East Africa)—close to where some Bible scholars think the Garden of Eden was located and (3) from a small population
of individuals.

Moreover, analysis of mitochondrial DNA (which provides insight into the origin of the maternal lineage) indicates that humanity traces back to a single ancestral sequence that could be interpreted as a single woman. Likewise, characterization of Y-chromosomal DNA (which provides insight into the origin of the
paternal lineage) indicates that all men trace their origin back to a single ancestral sequence that could be interpreted as a single man.

These astounding results harmonize with a traditional reading of the biblical account of human origins, and suggest that Adam and Eve likely existed as real persons who gave rise to all of humanity.

But Did Adam and Eve Exist? Population Size

Others have challenged this interpretation, arguing that the genetic data shows that humanity arose from thousands of individuals, not two. 1 The chief basis for this claim comes from estimates of the ancestral population size of humans based on genetic diversity.

It is possible to estimate the effective population size of any ancestral group from genetic diversity of present-day populations if the mutation rate is known. As discussed in Who Was Adam?, a number of these types of studies do indeed indicate that humans stem from a small population, on the
order of a few hundred to a few thousand. 2

Skeptics of the traditional reading of the biblical account of human origins uncritically accept these results. They argue that the data indicate humanity experienced a genetic bottleneck, with the population collapsing to a relatively small number of individuals. Consequently humanity arose from the thousands of survivors, not a primeval pair.

Critics also point to other methods to model the size of the ancestral population that do not depend on mutations, but on other types of processes to generate genetic diversity. 3 Studies employing these techniques also seem to indicate that humanity arose from population sizes on the order of a few mil individuos.

What Was the Population Size, Really?

In the face of this challenge, it is important to recognize that population sizes generated by these methods are merely estimates, not hard and fast values. The reason: the mathematical models are highly idealized, generating differing estimates based on a number of factors. As a case in point consider two studies discussed in Who Was Adam? One, reported in 2003 by a Russian and U.S. research team, examined DNA sequence elements called short tandem repeats at 377 locations in the human genome for 1,056 individuals that represented 52 population groups. On the basis of this analysis, they concluded that humanity originated from a single point of origin (apparently Africa), from a small population (

2,000 or less) between 71,000 and 142,000 years ago. 4 Although this conclusion was consistent with that of an earlier study of short tandem repeats, the population size estimate from the earlier study was around 500 individuals. 5 The reason for the difference (of about 1,500) was due to a varying sample size and number of locations in the human genome that were studied.

Did humanity originate from a single pair? Even though population estimates reveal that humanity originated from several hundred to several thousand individuals based on mathematical models, it could well be the case that these models overestimate the original numbers for the first humans.

And it is important to note that an origin of humanity from a small population is consistent with the existence of a historical Adam and Eve who gave rise to all of humanity. After their creation the biblical text teaches that they procreated––having many sons and daughters (Genesis 5:4). Given the limitations of the methods, could it be that the population estimates are reporting on the population structure of humans some time after their creation, when the population would have been small, on the order of a few thousand? Additionally, skeptics who claim that humanity came from thousands of individuals and not two assume that Adam and Eve were genetically identical. Yet, there is no hint of that idea in Scripture. When Eve is created, God takes material from Adam’s side and rebuilds (bānâ in the original Hebrew) it. Part of this process could have involved the introduction of genetic differences into Eve’s genome that made Adam and Eve genetically heterogeneous.

As with the mouflon sheep, if natural selection drove an increase in genetic diversity in humans, then the estimates of the original population sizes of humanity would be artificially high.

We All Like Sheep?

In 2007 a research team reported on the genetic diversity of wild mouflon sheep on one of the islands that are part of the Kerguelen sub-Antarctic archipelago. 6 This group of sheep provided researchers with an unprecedented opportunity to study the effects of population dynamics on genetic diversity in small populations.

In 1957 a male and female yearling were placed onto Haute Island (an island in the Kerguelen Archipelago). These two sheep were taken from a captive population in France. By the beginning of the 1970s, the number had grown to 100 individuals and peaked at 700 sheep in 1977. Since that time the population has fluctuated in a cyclical manner between 250 and 700 members. Given that the population began with only two individuals (the founder effect), has experienced cyclical changes in the population size, and was isolated on an island, the researchers expected very low genetic diversity (measured as heterozygosity).

Using mathematical models, the heterozygosity of a population can be computed at any point in time from the heterozygosity of the ancestral population (which was known for the original mouflon pair) and the original population size. What the researchers discovered, however, when they measured this quantity directly for the sheep on Haute Island was that it exceeded the predictions made by the models by up to a factor of 4. In other words, the models underestimated the genetic diversity of the actual population.

The researchers explained this discrepancy by speculating that natural selection drives the increase in genetic diversity, since an increase in genetic variability increases the survivability of the population.

Consequently, if these same models were used to estimate the effective sizes of the ancestral population from the measured genetic diversity at any point in time, they would have overestimated the original population size as much larger than two individuals.

Lastly, the primary reason to think that humanity arose from a single pair does not rest on population estimates, but the fact that the Y-chromosomal and mitochondrial DNA sequences sampled from humans alive today trace back to single ancestral sequences. Again, these can be understood as reflecting an origin from a single man and single woman.

One Lucky Mother, One Lucky Father?

Even though the genetic data traces humanity’s origin back to a single woman and man, evolutionary biologists are quick to assert that mitochondrial Eve and Y-chromosomal Adam were not the first humans. Rather, according to them, many “Eves” and “Adams” existed. 7 Accordingly, mitochondrial Eve and Y-chromosomal Adam were the lucky ones whose genetic material just happened to survive. The genetic lines of the other first humans were lost over time.

While this explanation is not out of the realm of possibility, it is highly contrived. It would work if only a few of the first humans reproduced, or were allowed to reproduce. If the data is simply taken at face value, the biblical model is the more parsimonious explanation.

Even though evolutionary biologists offer ways to explain away the implications of the human population genetic data, these explanations—entrenched in naturalism—are not necessarily superior to an interpretation that fully squares with the biblical account. The scientific case for the biblical Adam and Eve stands firm.


Ver el vídeo: Mitochondria. Chapter 4. 9th class Biology. (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Dukora

    Creo que estabas equivocado. Puedo demostrarlo. Escríbeme en PM, te habla.

  2. Bairrfhoinn

    En esto, algo es y es la buena idea. Está listo para apoyarlo.

  3. Matholwch

    Me gustaría saber cómo agradecerles su ayuda en este asunto.

  4. Mauzshura

    Todos los desarrollos en nuestra planta también se han detenido, sin embargo, la crisis.

  5. Arakasa

    Escribe interesante e informativo, me gustaría ver más información sobre este tema.

  6. Juzshura

    Notable, esta opinión divertida



Escribe un mensaje